Hay chicas que no son comedidas e invisibles. Que beben a morro. Que no necesitan que nadie les pida un Uber. Hay chicas extrañas, radicales y auténticas.

Hay chicas a las que se les rompen las medias a la primera.
Que no saben hacerse el contouring.
Que no tienen ni idea de combinar nada.
Que detestan ir de compras.
Cuyas casas no tienen un “toque femenino”.

Hay chicas que no se quieren casar.
Que no quieren tener hijos.
Que no quieren convivir con sus parejas.

Hay chicas que no van a la peluquería.
Que se cortan ellas mismas el pelo.
Que se sienten disfrazadas con faldas o tacones.
Que se aburren soberanamente hablando de recetas, moda o uñas.

Hay chicas que siempre se han sentido verdaderas extraterrestres con otras chicas.
Y que se forzaron alguna vez a ser como ellas para ser aceptadas.
Pero no.
Hay chicas que no comulgan con eso que otros llaman feminidad.

Que no son comedidas, delgadas e invisibles.
Que beben a morro.
Que no necesitan que nadie les pida un Uber.
Porque tienen dos piernas.
Para ir al lugar que les plazca.

Que no son comedidas, delgadas e invisibles.
Que beben a morro.
Que no necesitan que nadie les pida un Uber.
Porque tienen dos piernas.
Para ir al lugar que les plazca.

Hay chicas que no pasan por el aro.
Que no buscan ser complacientes.
Que existen a contracorriente.
Para ser tú hay que ser muy valiente.

Hay chicas que son ellas.
Y que en un momento dado.
Dicen.
A la mierda.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

Author

Me llamo Laura y soy “el alma” que se esconde detrás de esta página. Adicta al chocolate, nerviosa ,romántica, impulsiva y sensible todo en el mismo grado... Conoce más sobre mí

Write A Comment