Una de las cosas más difíciles de la vida es dejar ir a quienes más amamos. Pero en la vida es algo que tenemos que aprender a hacer una y otra vez. Bien sea porque ya no nos necesitan o porque ya no sienten lo mismo, es saludable saber despedirse de nuestros seres queridos cuando el ciclo ha terminado.

Nuestro apego interfiere con el amor que sentimos por ellos, alejándonos de la pureza y la belleza de lo que nos ofrece el amor.

Dejar ir no tiene que ser difícil, de hecho, se vuelve más y más fácil a medida que aprendemos a aceptarnos, apreciarnos y amarnos por quienes somos y por lo que no somos.

Dejar ir las cosas nos ayudará a volver a un lugar lleno de paz y tranquilidad.

Llega un tiempo en nuestra vida en el cual tenemos que hacer lo correcto y honorarnos no sólo a nosotros mismos, sino que a quienes nos rodean. Lo que estás dejando ir es la relación, pero no el amor que sientes por la otra persona.

Si amas algo, si amas a alguien y si sientes la necesidad de dejarlos ir, si es necesario que lo hagas, hazlo. Puede que al principio duela, pero una vez que el dolor se vaya, te sentirás más vivo que nunca. Comenzarás a ver las cosas desde una perspectiva completamente diferente y comprenderás que dejar ir es un signo de fortaleza, valentía y gran amor.

Dejaste ir a alguien no porque ya no te importara, no porque ya no los necesitaras o porque ya no los quisieras en tu vida, sino porque comprendes que serán más felices en otro lugar. Serás más feliz en otro lugar.

De eso se trata el amor de verdad.

El amor de verdad trasciende el plano material y no importa si sus cuerpos están lejos porque sus almas siempre estarán conectadas.

Si no has encontrado una manera de estar en paz contigo mismo, y si tampoco has encontrado la forma de ser feliz tu solo, entonces no serás feliz con la siguiente persona a la que ames. No puedes esperar que los demás te den lo que ni tú mismo te puedes dar.
Ámate. Sé bueno contigo mismo.

Fuente: upsocl

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

Author

Me llamo Laura y soy “el alma” que se esconde detrás de esta página. Adicta al chocolate, nerviosa ,romántica, impulsiva y sensible todo en el mismo grado... Conoce más sobre mí

Write A Comment