A veces me pregunto ¿quién eres realmente? o ¿qué fui para ti?

Pasa el tiempo y sigo sin poder entender qué fue lo que nos unió o peor aún, qué fue lo que un día nos alejó.

No entiendo el comportamiento de los seres humanos en estos casos; te conocí, nos caímos bien y decidimos iniciar una buena amistad. Después de ser grandes amigos y compartir una gran confianza y muchos buenos momentos de compañerismo, un día se te ocurre decirme que te gusto y que podríamos ser algo más. Cualquier persona hasta este punto diría que todo pinta para bien, pero la realidad no fue así.

Pasamos semanas, meses, compartiendo momentos lindos, alegres, románticos; algunas discusiones y una que otra inconformidad, pero nada fuera de lo normal. Conocíamos cada vez más del otro y no podíamos estar una hora sin enviarnos un mensaje. Admito que mis nervios aumentaban al estar junto a ti y el darme cuenta que de pronto perdieras tu mirada en la mía, me hacía sentir especial, pero y ¿eso qué?

Si estábamos escalando niveles, ¿cómo fue que todo acabó sin darnos cuenta? La respuesta: Tú.

Después de todo el tiempo compartido, llegó el momento en el que empecé a abrir los ojos y ver la realidad de las cosas. Definitivamente estabas muy lejos de ser lo que yo creía.

Ahora me doy cuenta que los amores que nunca fueron tienen un objetivo principal en nuestras vidas: ayudarnos a identificar quién no vale la pena, con pequeñas enseñanzas que si bien, duelen, nunca se podrían comparar con el sufrimiento de un amor que fue, duró y no resultó ser sincero.

Ya depende de cada uno de nosotros si tomamos a consideración lo que nos depara el destino y aprendemos de eso, o si nos gusta la mala vida y nos mantenemos en constante repetición de errores.

Hoy por lo pronto, te escribo a ti, mi querido amor que nunca fue, deseándote que aprendas a querer sin medida, que te muestres tal cual eres, sabiendo que la persona que te quiera no te va a juzgar, porque un día, alguien podría hacer de tu cariño algo inconcluso, algo que no será y entonces sabrás, que nada valió la pena

 

Fuente: http://www.despiertacultura.com/

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

Author

Me llamo Laura y soy “el alma” que se esconde detrás de esta página. Adicta al chocolate, nerviosa ,romántica, impulsiva y sensible todo en el mismo grado... Conoce más sobre mí

Write A Comment