Category

Blog

Category
Es mejor arrepentirse de lo que se ha hecho, que de lo que no.

 

Nos pasamos la vida anhelando cosas y personas que no tenemos, sin embargo, lo que sí tenemos en este mismo momento no lo disfrutamos. Nos quejamos de que él no nos quiere, de que no nos trata bien y de que es imposible confiar en una persona que te da las suficientes razones como para no hacerlo. Aun así, en la gran mayoría de los casos, seguimos ahí. Hasta que nos hacen mierda, y no sabemos ni quiénes somos.

Es extraño que, durante todo el tiempo que estuviste con él, ansiabas otro tipo de trato, de miradas, de conversaciones. Tonterías que al final marcan la diferencia, pero que tras muchos fracasos, has llegado a creer que eso no te ocurriría jamás a ti.

Sin embargo, sucede. Llega esa persona que te mira como nadie nunca antes te había mirado. Que te cuida, que no le hace falta palabras para expresarte lo que siente o necesita. Y un día te das cuenta de que a lo mejor todas las caídas anteriores han servido para algo.

Pero tú, no estás acostumbrada a ese trato. Y llegan las dudas y la desconfianza sin fundamentos. Piensas que es imposible que de verdad exista alguien así. “¿Por qué?” “¿Me estará tomado el pelo?”. Preguntas y preguntas, que sabes que no tienen ningún sentido, pero que no te dejan estar igual con esa persona. Hasta que llega un punto donde dejas de disfrutarla, y los silencios se convierten en vuestro gran enemigo. Silencios que antes ansiabais.

Todo lo vivido antes, todos los miedos, vuelven, y él lo sabe. Pero, ¿qué hacer con una persona que no se deja querer? ¿Con alguien que no sabe disfrutar? Es una putada, no saber guiarse con el corazón sino con la cabeza. Un mísero granito de arena se convierte en una montaña.

Y es que al final, hay que aprender a mirar desde otra perspectiva. El orgullo no te va a ayudar a seguir hacia delante cada día, pero esa persona quizás sí. Puede que lo que debamos de hacer es poner en pause ese botoncito tan jodido de nuestra cabeza, y que, por una vez, nos deje disfrutar.

De nada sirve quejarse, esa actuación no te va a hacer más feliz. Quizás es tiempo de dejar entrar a alguien. Tiempo de abrirse a nuevas experiencias. Porque nadie llega a ti sin ningún motivo, al fin y al cabo, todo sucede por algo. Es mejor arrepentirse de lo que se ha hecho, que de lo que no.

Fuente: Voces.me

Nadie tiene que saber mejor que tú como eres.

Tú eres el responsable de tu personalidad.

Sé que eres mucho más de lo que veo a simple vista y que lo que muestras no siempre es lo que sientes.

Tu pasado, tus aciertos y errores no te definen, te hacen e hicieron. Lo que te define es tu actitud general frente a la vida. Lo que te define es cómo te haces a ti mism@, como te abres puertas y aprovechas oportunidades, y no cómo los demás te veamos o lo que a las personas nos interese creer. Lo que otros deduzcamos de tu apariencia, de tus diversos gustos, de tu profesión o de tus preferencias generales no te define y está altamente influido por el estado interior de cada cual y las emociones que en nosotros despiertas.

No soy todo lo que ves, ni ves todo lo que soy.

Las reacciones de los demás no son siempre proporcionales a la validez de tus argumentos. La visión de los demás está condicionada por sus creencias y experiencias. La afinidad es una cuestión de valores y sensaciones en común. No te definas por expectativas ajenas. Date forma desde el amor y el respeto. Sé lo que realmente quieres ser, no lo que crees que debes ser o esperan que seas.

Es tu progresión de actos, no una acción, sino el rastro general que el cúmulo de estas van dejando, lo que marca el contorno de tu personalidad. Asegúrate de que estas cuenten la verdad,  asegúrate de que tus acciones sean coherentes con lo que se engendra en tu corazón, porque como llevas a cabo la gestión de tu vida cuenta mucho de ti. Los detalles hablan de ti.

Es la progresión de tus actos lo que marca el contorno de tu personalidad.

Por favor, deduzcamos menos y conozcamos más, miremos más allá de lo que los ojos pueden alcanzar, porque ahí, donde pocos se atreven a mirar, ahí reside la verdad de cada cual.

Ahí, donde pocos se atreven a mirar, ahí reside la verdad de cada cual.

Fuente: La mirada de tu sonrisa

Las propiedades tanto del chocolate como del vino tinto son innumerables y beneficiosas para nuestra salud, cuentan con componentes naturales derivados de las uvas y el cacao.

En un reciente estudio realizado en el Reino Unido, se determinó que el resveratrol, que es un compuesto natural que poseen el vino y los chocolates, ayuda a regenerar y reactivar las células que por la avanzada edad de una persona pierden sus funciones y se vuelven inactivas, acelerando de esta manera el envejecimiento.

Parece ser entonces que ahora cuando nos decidamos a tomar un buen vino tinto o comer unos deliciosos chocolates, lo haremos también con otro fin muy interesante, el de alargar un poco más nuestra juventud disfrutando de estos dos placeres que nos brinda la vida.

Explicación científica de los resultados del estudio

Este polifenico bioflavonoide antioxidante, el resveratrol, se clasifica como un fitoestrógeno, ya que es capaz de interactuar con los receptores de estrógeno de una manera positiva, generando una reactivación celular.

Lo más positivo de los resultados generados de este estudio, es que este componente (resveratrol) es natural y se encuentra presente en gran cantidad en la piel de las uvas rojas por lo tanto en el vino tinto, en las bayas oscuras también así como en el cacao.

Dato importante: la reconocida revista BMC Cell Biology hizo público un estudio en el cual se determinó que se pueden emplear componentes químicos similares al resveratrol para rejuvenecer y reactivas las células viejas.

Datos del estudio antienvejecimiento y sus conclusiones

El estudio tomó como base de partida, estudios realizados anteriormente, en los cuales se evidenciaba que cuando las personas entran en la etapa de envejecimiento, los factores de empalme (son un tipo de proteína corporal) se vuelven viejos y se inactivan produciendo así el proceso natural de envejecimiento en las personas.

Cuando los investigadores procedieron a introducir un componente similar al resveratrol en las células humanas viejas, este componente las reactivó y de manera satisfactoria las hacía ver más jóvenes, llegando incluso a dividirlas en dos nuevamente.

Según el testimonio de la Dra. Eva Latorre, especialista en genética molecular esta fue su impresión:

“Cuando vi que algunas de las células del plato de cultivo se rejuvenecían, no podía creerlo. Estas células viejas parecían células jóvenes. Era como la magia. Repetí los experimentos varias veces y en cada caso, las células se rejuvenecieron. Estoy muy emocionada por las implicaciones y el potencial de esta investigación”.

Ahora que has decidido que tu vida es tuya, que pase lo que pase llegarás hasta el final, deberás recordar esto: apostar por tus sueños implica grandes momentos de soledad.

Y es que soñar es algo más que visualizar un futuro nacido desde el corazón: es un lenguaje propio y muchas veces exclusivo de quien sueña. Es por esto que explicar tus sueños a otros puede resultar incómodo y en ocasiones muy doloroso. ¿Cómo contarle al mundo que lo que haces te gusta tanto que no quieres ponerlo en un segundo plano de nada? ¿Cómo decirle a los tuyos que aunque no te apoyen no vas a cambiar de rumbo? Y sobre todo, ¿cómo explicarles que si no están a tu lado van a perderse una parte muy valiosa de ti?

Y sí, claro que en el camino hacia tus ilusiones encontrarás a muchas personas que te apoyen con su cariño, medios y fe en ti, pero también a muchas otras que dificulten el cumplimiento de tus objetivos. Personas que crean que sus límites son los tuyos, que llamen fantasía o locura a lo que para ti es pasión, y, por supuesto, aquellas que te recuerden que, por más que quieras, no eres lo suficientemente bueno. En definitiva, personas que pudiendo estar a tu lado, por algún motivo, no lo están.

Y es justo con estos últimos con quienes tendrás que hacerte fuerte y sacar toda tu magia. Con quienes tendrás que aprender a perdonar y llorar la soledad de quien avanza dejando algo atrás. Con quienes deberás encontrar la manera para recordarte cada mañana que no estamos aquí para conseguir nada, sino para meternos en el fango de aquello que amamos con cada uno de nuestros poros, sin importar demasiado lo que el destino tenga preparado para nosotros.

A fin de cuentas, ¿qué vale más, una vida llena de trofeos y medallas o una rebosante de pasiones y de amor?

Yo lo tengo claro. 

Fuente: El universo de lo sencillo

Fui fuerte. Fui fuerte al decirte que te quiero, al decirte que no sabría olvidarte y al decirme que debo dejarlo marchar. Fui fuerte al pronunciar palabras de despedida en el más profundo de los silencios, y al susurrarte al oído que eres todo aquello que andaba buscando. Fui fuerte al sostener esas lágrimas que sin piedad querían correr por mi rostro al encontrar tus fotos.

Fui fuerte al abrirte las puertas de mi corazón cuando tú más las necesitabas, al abrazar cada uno de tus defectos con tal de estar cerca de ti. Fui fuerte al pasar los domingos de cama a solas junto a un café caliente. Fui fuerte al mirarte a los ojos y transmitirte todo sin necesidad de mediar palabra. Fui fuerte al cogerte de la mano y decirte que todo saldría bien, que nos queríamos y no teníamos por qué perdernos.

Fui fuerte al convencerme de que ya no éramos nosotros, ahora somos dos, con caminos bifurcados llenos de puentes que nos van juntando de forma aleatoria. Fui fuerte al dejar las cosas fluir, al aceptar que no tengo el control de todo. Fui fuerte al caminar por las frías calles de esta ciudad lejos de tu abrigo. Fui fuerte al darme cuenta de que te quise cuando más lejos estabas. Pero sobre todo, fui fuerte al ver que un futuro nuevo se nos viene encima, y ya no es tan bonito como lo imaginábamos, pero es futuro, y es tuyo, y es mío, pero no nuestro. 

Fui fuerte demasiadas veces.

Fuente: Voces.me

Cuando estás a gusto, cuando no quieres estar en otra parte, cuando tienes la sensibilidad elevada a la más alta potencia y sientes que la otra persona lo siente igual, no te hace falta hacer el pino puente o cualquier otra acrobacia de manual hindú. Estás conectado y nada hay que lo pueda superar.

Has descubierto la diferencia entre un simple polvo y hacer el amor y eso es, sencillamente, insuperable.

Cuando has conocido lo que significa amar cuerpo a cuerpo, cuesta mucho volver atrás. Tanto que uno se pregunta por qué debe esforzarse en bajar el nivel, en retroceder por decisión propia de la primera a la segunda división.

Fuente: El universo de lo sencillo

Cuanto más inalcanzable me parecía más me empeñaba en conseguirlo.

Nunca he estado acostumbrada a que las cosas salieran bien. Mi pésimo gusto para elegir conquistas y la atracción por los asuntos amatorios demasiado complicados no ayudaban. Cuanto más inalcanzable me parecía, más me empeñaba en conseguirlo.

Te tenía justo enfrente con una canción de fondo y no me daba cuenta de que eras tú. Tú con tu risa, tu forma de tocarte el pelo y tus ojos verdes color oliva. Casualmente siempre ha sido ese mi fruto verde preferido, era una señal.

Hace años me dijeron que cuando empiezas a conocer a alguien y las cosas son fáciles, es porque son. Y precisamente has sido tú y no el resto el que ha convertido mi caos en un orden apacible.

Y cuando alguien da salida a tú complejo laberinto y te hace ver que hay otra puerta, más fácil, más sincera, tan evidente que resulta extraño, es porque cuando las cosas son fáciles, son. Y es que a veces nos obcecamos en hacer la vida más complicada.

Nunca me habían hecho sentir lo que era ser tan especial para alguien, he llegado incluso a pensar que era demasiado difícil quererme y resulta que para tí ha sido tan sencillo. Porque tú conviertes lo difícil en fácil y una vez más compruebo que cuando las cosas son fáciles, son.

Ante eso no prometo quererte toda la vida, ni un año, ni un mes, prometo quererte hoy y hacer que la vida parezca menos complicada.

Porque al fin y al cabo cuando las cosas son fáciles, son

Fuente: Voces.me

En ocasiones crees no poder aguantar más, todo a tu alrededor se derrumba y no lo puedes soportar. Pierdes las ganas de ser feliz, de seguir adelante, de vivir…

Pero no importa, la vida es difícil pero no imposible; encontrarás demasiadas piedras en el camino, en ocasiones tan grandes como castillos. A veces las pasas y otras no. A veces lo soportarás y otras no.

Pero aún así, no importa, arriésgate, equivocate, llora, derrumbate durante días e incluso meses, pero vuelve a levantarte, y vuelve a equivocarte, a derrumbarte y a levantarte, eso si que es difícil. Y si lo consigues entonces habrás afrontado la vida con éxito.

La vida trata de eso, no siempre puedes estar arriba, es cierto, pero si puedes elegir intentar llegar. Puede que una vez que llegues a la cima caigas, y la caída será más dura que si te hubieses quedado por el camino pero valdrá la pena, cada segundo de ese sufrimiento la valdrá porque en tu interior te recordarás que al menos lo intentaste y que incluso lo conseguiste por un momento.

Los que dicen que la vida es bonita, se equivocan, la vida es amarga, dura, a veces insoportable y frágil, pero todos esos momentos de sufrimiento y desolación , hacen que los ratitos de felicidad pura valgan más.

Aprecia esos momentos pues no llegan muy a menudo, guárdatelos en un lugar de tu humilde corazón y cuando ya no puedas más recuerda que después de la tormenta siempre llega la calma, y que después del sufrimiento llegará el momento de felicidad que tanto esperas y añoras.

Te darás cuenta de que el sufrimiento y la felicidad van cogidos de la mano, el uno no existiría sin el otro.

Y que de eso trata la vida, de apreciar cada momento ya sea bueno o malo, pues todos son parte de este proceso.

La vida continúa, tú decides si estancarte o cogerla de la mano y seguir con ella.

 

Fuente: Voces.me

Lo único que tienes seguro es el ahora.

A veces es duro comenzar algo desde el principio, algo nuevo. Para poder llevar a cabo ese desconocido proyecto que se nos presenta tenemos que tener claras muchas cosas:

La primera es saber que no queremos seguir con el anterior, y este seguramente sea el requisito más difícil porque cuando hemos soñado tanto con algo, cuando hemos sido felices viviendo ese proyecto que ahora queremos o debemos finalizar, empezar otro nuevo sin mirar atrás requiere una gran valentía.

Por desgracia, yo no soy una persona valiente; ni mucho menos. Quizá sea la persona más alejada de tan deseado adjetivo. No sé afrontar problemas, cuando se me presentan solo espero en un rincón oscuro a que se marchen; por eso, como podéis deducir, ahora mismo estoy continuamente mirando hacia atrás.

Sin embargo, cuando por fin tomamos la determinación de abandonar aquello a lo que nos habíamos dedicado, el siguiente paso es olvidarlo; o como dicen las chicas cursis «recordar sin que duela». Porque podemos dejar de pensar en que en algún momento volverá, podemos creer que no seremos más como la mujer de Lot, pero si no olvidamos, vamos a seguir sufriendo cada vez que la posibilidad acaricie nuestra mente.

Bien mirado, no son tantos los requisitos, pero que sea poco no quiere decir que sea sencillo. Sin embargo, aunque lo hayamos conseguido, no podemos clamar victoria pues a veces hay riesgo de recaída.

Por ello, siempre hay que tener cerca algo que te recuerde a aquello que quieras dejar atrás y cuando sientas que forma parte de ti, probablemente estés preparado. De este modo, alcanzamos el tercer paso: asumirlo.

Y el último paso no es más que agarrar ese nuevo sueño con fuerzas, con ganas, deseando que funcione de nuevo: porque siempre tienes que tener ganas de continuar; sin importar qué se quede atrás, sin importar qué haya delante. Porque lo único que tienes seguro es el ahora.

Como me dijo una amiga: «Menos Contemplus Mundi y más Carpe Diem».

 

Fuente: Voces.me

Una empresa busca a voluntarios amantes del vino y que deseen viajar a Francia a cambio de un premio bastante considerable: 10.000 dólares.

Buenas noticias para los que amen tomar vino ya que la compañía Rosé All Day comenzó una búsqueda para los verdaderos apasionados de esta rica bebida. La idea de la empresa es convertir a los afortunados en «influencers del vino» mediante un viaje repleto de lujos por el sur de Francia.

El viaje tiene una duración de 4 días y una recompensa de nada más y nada menos que 10.000 dólares con vino ilimitado durante la estadía, ¿nada mal no?.

¿Cómo hago para ganarme este viaje a Francia?

El único requisito para ganar este viaje, es que el ganador cree contenido de calidad en la red social Instagram, siempre involucrando a la deliciosa bebida de la empresa. Cabe destacar que el afortunado tendrá bebida ilimitada durante todo el viaje.

Para participar del concurso debes seguir las condiciones que especifica la empresa en su sitio web. Allí también podrás ver los respectivos premios mencionados anteriormente.

Por si a caso aquí te dejamos los requisitos para participar:

  • Tener más de 21 años
  • Subir una foto a tu cuenta de Instagram relacionada con el vino a partir del 8 de Junio.
  • Etiquetar a la compañía Rose All Day en esa publicación

El día 2 de Septiembre la empresa nombrará a los cinco finalistas, los cuales deberán subir una última foto para poder decidir al ganador o ganadora.

Fuente: https://ilusionviajera.com