Category

Blog

Category

Es ley de atracción básica: sólo llegará a tu vida aquello que creas merecer. Y esto aplica, por lógica, al amor.

Es habitual escuchar quejas de hombres y mujeres que dicen que es muy difícil encontrar a un compañero de vida. En general, el buen amor llega cuando uno se encuentra en armonía con su propia vida y es ahí que sintoniza mejor con los demás. Cuando uno no está en equilibrio, sólo atraerá hacia sí espejos de su malestar.
Para lograr tener una buena pareja, previamente hay que hacer un trabajo interno que implica:

  • Analizar qué se quiere para la vida y hacerlo específicamente en el terreno del amor. Cuando uno no sabe lo que quiere, encuentra lo que no busca. Es por ello que es fundamental tener en claro las prioridades personales. Hay momentos en que el trabajo es el eje; otros en que se desea formar una familia o encontrar a un compañero sentimental. Depende de cada historia personal y de cada momento. Tenerlo en claro es esencial.
  • Pensar qué es lo que NO se quiere para la vida. Para llegar a saber lo que uno en verdad desea, habitualmente ha atravesado muchas situaciones que no repetiría. Son aquellas cosas que uno no quiere para su cotidianeidad. Es bueno repasarlas, listarlas, leer la lista y luego romper la misma, para despedir simbólicamente aquello que no sería grato reproducir.
  • Preguntarse si uno cree “merecer” el amor: puede que esta consigna suene rara. Pero no es menor: sólo llega a nuestra vida lo que creemos poder lograr. Es vital trabajar la autoestima para sentirse merecedor de hechos y personas buenas. Para ello hay que aprender a quererse y confiar en uno mismo, trabajar los viejos mandatos y estructuras, la gratitud y cerrar los viejos círculos que nos hacen quedar atrapados en el pasado.
  • Hacer una “lista de deseos”: esto no significa hacer una lista como la del supermercado, sino anotar una por una las características de esa persona que uno sueña para su vida: tipo de relación, características físicas, edad, personalidad, etc. Visualizarse en ese vínculo.
  • Ponerse manos a la obra: en general nada cae del cielo en la vida. En la búsqueda de una pareja también hay que ser proactivo. Si ya no hay energía para salir de noche, por ejemplo, la mejor opción es apuntarse en un portal de citas como Match.com que permite la posibilidad de encontrar a alguien afín, en el lugar que se elija.

El amor puede estar a un clic de distancia; sólo hace falta sentirse merecedor de él.

Fuente: http://www.atreveteahora.com/

Es muy duro sentirse rechazado. Es doloroso sentir que no te quieren.

Pero la verdad es que eres tú el que no te quieres a ti mismo.

Dejas tu amor en manos del otro. El amor que sientes o no sientes hacia ti mismo no tiene nada que ver con el otro. Está dentro de ti.

¿Dónde lo sientes? ¿En el pecho del otro? ¿O en el centro de tu pecho?

Eres tu el que siente. No permitas que nadie se haga dueño de lo más preciado que tienes: tu amor propio.

Quien realmente quiera estar contigo vendrá a ti. Llegará atraído por la energía que emanas. Llegará, de una manera u otra, dependiendo del amor que te tengas a ti mismo.

Así que no lo mendigues por favor.

Honra tu propia vida y se libre de quererte o no a través de los otros.

Regálate lo que verdaderamente te mereces: Amor puro, incondicional y libre de juicios y expectativas.

Tras la bonita ilusión de querernos los unos a los otros, se haya la contundente realidad del amor que ni se da, ni se recibe, sino que simplemente ES.

Porque si cada uno de los que estamos aquí, nos amaramos profundamente a nosotros mismos, te aseguro que no faltaría jamás ni una sola gota de amor en el mundo.

 

Fuente: solterosconscientes.com

LA ESCALERA DEL AMOR

Eres único, eres especial, tú, el que está leyendo estás líneas ahora mismo, en este preciso instante. Eres precioso tal y como eres, y nadie, nadie, nadie jamás de los jamas es podrá ser tal y como eres tú. Es ahí, precisamente, donde radica TU gran POTENCIAL y tu verdadera ESENCIA: en permitirte ser tú mismo al 100%, tú a pleno pulmón. Eso, es también amarse.

Demasiadas personas en este mundo sufriendo por amor, por no entender qué es el amor, el amor de verdad.

Demasiadas personas poniendo en manos de los demás su autoestima, su felicidad, se preocupan por cómo los demás los ven cuando en realidad nadie te conoce, sólo tú al 100%.

Todo eso es innecesario, no pierdas una de las cosas más importantes y valiosas que tienes: tu tiempo y tu energía. En su lugar, inviértela en atenderte, en invertir en construir la mejor versión de ti, para ser más feliz cada día contigo mismo y realmente vivir, VIVIR en mayúsculas.

Te sorprenderás pues una vez te dediques a conocerte a ti mismo, mires en tu interior, atiendas los llamados de tu corazón y aprendas a escucharlo, todo tu mundo empezará a cambiar porque habrás abierto la puerta hacia la posibilidad de amarte tanto que todo lo exterior a ti se empiece a reacomodar para traerte todo lo hermoso y maravilloso que ya vibra dentro de ti.

Y permíteme decirte algo: la verdadera belleza, no es física, la verdadera BELLEZA es tu ENERGÍA. Tu energía habla más fuerte que tus palabras, que cualquier vocal que puedas pronunciar. Cuida tu energía, educa tus emociones, trátate con el cariño, respeto y el mimo que te mereces y olvídate de las opiniones ajenas. Céntrate en ti, tú eres la persona más importante de tu vida.

¿SI NO TE MIMAS TÚ, QUIÉN LO HARÁ?

Te mereces lo mejor, no lo olvides.

Todo es cuestión de perspectiva y de percepción y como tan sabiamente decía Wayne Dyer:

“Cuando cambias la manera de ver las cosas, las cosas que miras cambian.”

Entiende que, tu exterior es un reflejo de tu interior, de tal manera que cada peldaño que vas subiendo en la escalera de tu amor propio, más llenito tienes tu tanque del amor. Eso es un pasito más de amor que te das a ti mismo y…

¿SABES QUÉ SUCEDE CUANDO TE OCUPAS DE AUMENTAR TU AUTOESTIMA, LA CONFIANZA Y SEGURIDAD EN TI?

¿Sabes qué sucede cuando decides mirar en tu interior y, quizás por primera vez en tu vida hacerte preguntas poderosas cómo cuáles son tus pasiones y los anhelos de tu corazón?

¿Sabes qué sucede cuando aprendes a abrazar y amar tu soledad tan fuerte que te conviertes tú en tu mejor compañía, tu mejor amigo, tu mayor apoyo, tu gran aliado en la vida?

¿Lo sabes?

Te lo diré:

Que paradójicamente un día, de manera sorprendente y como si de magia se tratase te encuentras con la persona adecuada, con tu persona especial porque los dos os amáis tanto a vosotros mismos, que no os necesitáis pues ya os sentís plenos, felices y realizados. Habéis aprendido a disfrutar de vuestra propia compañía, convirtiéndola en la mejor. Es ahí cuando estáis en disposición de amar y ser amados, de manera sana, real.

Es ahí cuando os encontráis, cuando no esperas que nadie aparezca. Es ahí cuando aparece frente a ti el amor que tanta anhelabas y llama a tu puerta.

Sois dos valientes, que no se necesitan, pero se eligen.

¿QUIERES SER FELIZ?

No seas manada, no vivas mirando a los lados. CREE EN TI por encima de todo.  APRENDE A AMARTE y lleva tu vida a un siguiente nivel. Es súper fácil si sabes cómo. Todo empieza en ti.

Cualquier vida que te imagines fantástica empezó yendo a la raíz, al origen, al principio: aprender a amarse a uno mismo.

Independientemente de tu situación actual, adversa o no, escucha atentamente, por favor:

Si ahora estás sufriendo, si estás triste, si tienes el corazoncito roto, si has perdido la sonrisa, si te han traicionado, si te han sido infiel, si tienes tanta pena dentro de ti que no puedes levantarte de la cama o del sofá, si estás perdido…

NO TE PREOCUPES

Tranquilo, tranquila. Lo superarás, te lo prometo, lo harás. Porque ¿sabes qué?

Yo hace algunos años atrás también me sentí así, pensé que era mi final, pero descubrí el poder de amarme de verdad, descubrí que todo lo que nosotros llamamos como “nuestros problemas” tenían un mismo origen: la falta de amor propio y todos tenían una misma solución en la base: aprender aumentar nuestra autoestima, recuperar nuestro poder: Empoderarnos.

Yo no sólo me levanté sino que salí victoriosa, en fe y mejor que nunca. Y si yo pude entonces tú también.

Ahí inicia tu transformación, la verdadera transformación de cualquier persona, hacia una vida, increíblemente mejor. Ese es uno de los enormes poderes y beneficios que reporta el amarse a uno mismo, eso es la mejor inversión que harás jamás: la de invertir en ti.

¿VAS A SEGUIR POSTERGANDO TU FELICIDAD PLENA?

Si estás sufriendo, hoy yo te digo: ¡Levántate! Tú puedes, ¡sacúdete la culpa!, sacúdete el polvo, lávate la cara, ponte la mejor de tus sonrisas, apunta qué es aquello por lo que vas a vivir y haz que suceda.

Es hora de que te permitas ser feliz, de una vez por todas, es hora que recuperes tu poder. No te quedes con el “pobrecito de mí”, en su lugar ENFÓCATE EN TUS FORTALEZAS, olvídate de las vidas ajenas y apunta a las estrellas, apunta a tus sueños.

¿Cuáles son?

¿Los tienes?

Quiero decirte que son posibles y también quete mereces ser feliz. Y te lo debes. No postergues tu felicidad.

Ha llegado tu momento de LEVANTARTE, como nunca antes. Tu momento de APRENDER A AMARTE.

Pues el Amor todo lo sana, es la fuerza más poderosa del Universo, AMOR es TODO, incluidos tú y yo, y todo empieza por ti: contigo mismo.

ATRÉVETE A ARRIESGARLO TODO

¡POR TI! Y te aseguro que todo lo demás vendrá a ti por añadidura. Sé paciente. Confía en ti.

SÉ VALIENTE. Atrévete a ser tú mismo, atrévete a creer en ti tanto que no necesites la aprobación de nadie y lo mejor y tú os encontraréis.

Mi deseo para ti es…

¡ÁMATE! Ámate tan FUERTE, que los demás cuando te vean también quieran aprender a amarse a ellos mismos

¡ÁBRETE A LA POSIBILIDAD DE QUE TODO SALGA BIEN!

Y recuerda: los valientes no se necesitan, ellos se eligen, y por amor, no por necesidad.

Empieza por cambiarte a ti mismo apostando por el constante aprendizaje y la mejor versión de ti y permite que todo lo bueno te alcance.

SÚBETE A LA ESCALERA DEL AMOR 🙂

¿Te atreves?

Fuente: https://solterosconscientes.com/

¿Has sentido alguna vez un flechazo? Multiplícalo por tres, añade pánico al abandono, deseo constante de contacto, pérdida de identidad, un estado anímico inestable y prolóngalo en el tiempo. El cóctel resultante es algo parecido a lo que siente una persona con dependencia emocional.

La dependencia emocional no es un estado de enamoramiento exacerbado, se trata de un patrón continuado y recurrente en la forma de establecer relaciones afectivas. En este patrón encontramos componentes emocionales, cognitivos y conductuales, todos ellos orientados a la búsqueda de la proximidad del otro y la satisfacción de un vacío afectivo.

A pesar de que hablamos de fases, no es adecuado tratar de estandarizar un proceso que si bien muy común, es único e individual. Estas fases deben ser entendidas como procesos o lugares comunes que atraviesa la persona con dependencia. No siguen una secuencia lineal ni se dan en la misma forma o intensidad en todos los casos. Cada relación se da entre diferentes miembros, en distintos momentos vitales y circunstancias, y genera dinámicas propias.

Fase inicial de euforia

Conocemos nuestro objeto de deseo. Comienza el idilio. El vínculo afectivo surge de manera abrupta e involuntaria. No siempre se necesita una reciprocidad equivalente y manifiesta en el deseo. Se idealiza tanto al otro como la propia relación. Aunque se conozca superficialmente a la nueva pareja, se fantasea con proyectos comunes e incluso con un futuro compartido.

La experiencia de bienestar o plenitud contrasta con el vacío previo. Este estado de euforia es muy relevante, ya que será el motor del desequilibrio y será anhelado en el resto del proceso. Esta felicidad transitoria se graba a fuego y justifica el amor a pesar del sufrimiento, el miedo y los conflictos posteriores.

Subordinación

Ambos miembros muestran su mejor versión. El otro provoca sentimientos de felicidad y satisfacción. Nada es tan gratificante como compartir el día a día con la otra persona. Se desea el contacto constante y se siente ansiedad ante la separación, aunque esta sea breve.

Siendo más o menos consciente, la persona dependiente comienza a orbitar alrededor del otro. En este proceso se produce una paulatina disolución de la identidad. La persona dependiente tiende a asumir como propios intereses, creencias o comportamientos del otro.

La dependencia emocional no es un estado de enamoramiento exacerbado, se trata de un patrón continuado y recurrente en la forma de establecer relaciones afectivas.

En algunos casos se da una distinción de roles; la persona dependiente asume una posición de sumisión y subordinación a su pareja. Sin embargo, no siempre hay un miembro autoritario y otro sumiso. El dependiente no vive sometido a sus parejas necesariamente en todos los ámbitos. A menudo ostenta el poder en temas económicos, sexuales, domésticos, familiares, etc. Las dinámicas que se generan son complejas, con desequilibrios pronunciados y caldos de cultivo perfectos para la frustración y el conflicto.

Deterioro

Las demandas exacerbadas (de uno o ambos miembros) son difícilmente satisfechas. La tensión se recrudece. Ambos miembros comienzan a mostrar sus defectos y se hacen visibles las amenazas a la viabilidad de la propia relación.

Es frecuente que la persona dependiente viva en constante estado de alerta midiendo lo que el otro expresa, aporta o cede. La ansiedad ante la separación se transforma en miedo al abandono, territorialidad o celos. Estos no son exclusivos de las personas dependientes, y no siempre son exteriorizados a través de comportamientos agresivos.

La idea de ruptura comienza a sobrevolar y la persona dependiente anticipa un futuro catastrófico si el otro no está a su lado. Aparece el bucle de ruptura y reconciliación, de sufrimiento y buenos propósitos. A pesar del deterioro y la infelicidad, se prefiere el infierno conocido. Se siente pánico a la soledad, al vacío.

Ruptura

Tras la ruptura, son frecuentes los cuadros ansiosos y depresivos. La vida carece de sentido sin el objeto de deseo. La sensación de vacío se hace sólida. En muchos casos se produce afectación en sueño y alimentación, incluso en la vida académica o laboral. Conviven ideas de victimización y culpa, o de idealización y demonización del otro. En este momento es cuando más frecuentemente se solicita apoyo psicológico.

El duelo acostumbra a ser complicado. Aceptar la ruptura resulta una tarea de titanes. En muchas ocasiones se cae en el autoengaño, sólo se procesa aquella información que nos dice que es posible restaurar la relación. Se negocia con la idea de la pérdida, se fantasea con la reconciliación o con el clásico “podemos ser amigos”. La persona dependiente idea de manera obsesiva formas de volver con el otro. Como en un auténtico síndrome de abstinencia buscamos el contacto con el otro, ya sea a través de un encuentro casual, una llamada de teléfono, un whatsapp, un vistazo a sus redes sociales, etc.

Relaciones de transición

Nos liamos la manta a la cabeza y, de manera consciente o no tanto, promulgamos aquel “un clavo se saca con otro clavo”. Emprendemos la búsqueda de un nuevo objeto de deseo sobre el que orbitar. Es frecuente que se sucedan diversidad de candidatos/as para ocupar el vacío dejado por el otro. Ser dependiente no implica tener manga ancha o caer en la promiscuidad emocional. No vale cualquier clavo. Esta etapa puede prolongarse en el tiempo hasta dar con la persona adecuada con la que reiniciar el ciclo.

Reinicio del ciclo

Y la cabra tira al monte, aunque no siempre en la misma forma o intensidad. A pesar de existir una tendencia a repetir patrones. el perfil del otro o el rol que desempeñamos en la relación también puede variar. El cambio puede hacernos creer que esta vez no cometeremos errores previos, desafortunadamente encontramos otros nuevos.

Es posible romper el ciclo y mantener relaciones que nos hagan felices. Buscar apoyo psicológico puede ser una opción. Un buen punto de partida para buscar soluciones será la toma de conciencia y entendimiento del problema.

Fuente: David Martín Escudero Psicólogo

En las relaciones el tiempo es esencial y de gran importancia, pero son muchos los que se pasan el día con mentiras y engaños; diciendo que no tienen tiempo y que mejor aquello que habían planeado lo dejan para otro día.

¿Te has encontrado con personas así?, esto no solo involucra a las parejas sino a todo tipo de relación; ya sea amorosa, de amistad o familiar.

Cuando dejas de ver a ciertas personas y la excusa es el tiempo, déjame decirte que en realidad esa persona no es de gran importancia para ti.

Si verdaderamente alguien es importante para ti, el tiempo se saca hasta de debajo de las piedras; media hora no esta pegada al cielo para quedar y tomar un café.

Si hablamos en temas del amor, ten por seguro que si una mujer o un hombre ponen de excusa el mentado tiempo, es porque tiene poco interés en ti. Esta es una clara señal para dejar de lado a este tipo de personas, porque te está dejando bien claro que tiene otras prioridades que están por encima de ti.

Si estas en una relación siempre tiene que haber tiempo y que se note por completo el interés, ya que cuando amas o quieres a una persona lo que más deseas en el mundo es estar con ella. ¿A que si?, es muy raro que deses lo contrario y de ser así no hay mucho que decir. Solamente no pierdas ni hagas perder el tiempo a los demás.

UNSPLASH

Es preferible que seas sincero y digas que no tienes mucho interés, así te evitaras pleitos y malos ratos. La verdad siempre por delante, ya que a todos nos gusta que nos digan la verdad por más dura que sea, es mejor que vivir en una mentira.

No te dejes enredar, basta de excusas baratas y de mentiras que te hieren.

No le permitas a nadie que pueda utilizarte y darte solo las migajas, pues tú mereces muchísimo más y lo sabes. Así que a penas veas esta señal, sal corriendo porque no te valoran, ni te quieren. No hace falta tener mucha experiencia en la vida, para darse cuenta de que si alguien no tiene tiempo para ti, es porque tiene cosas más importantes.

Esas personas que siempre te quedan mal, que de una hora a otra te cambia los planes, esas que te llaman y te dicen «no voy a poder llegar, nos vemos mañana» o peor aún, «ya te llamaré» y nunca te llaman.

No pierdas el tiempo y aunque te duela lo mejor será alejarte para evitar mayores decepciones, ya que este tipo de personas son de las que prefieren no decir la verdad y así tienen un plan B, que vendría siendo tú, por si les sobra tiempo recurrir a él.

Es feo decirlo pero es así, estas personas solo dan lo que les sobra y para hacer algo en ese tiempo, te llaman de repente y quieren verte, así sin más y casi siempre ellos ponen el día y la hora. ¡Porque claro!, el resto del día ya lo tienen programado.

Por otro lado puede ser que una relación de meses o de años, uno de los dos empieza a buscar escusas para no verse y una de ellas por supuesto es el tiempo, el amor se ha desvanecido y esta es una buena señal para darse cuenta.

Así que ya lo sabes, si te dan esa excusa para no verte ya estás avisado y en guerra avisada no muere soldado.  No pierdas tu tiempo, hazles saber que tú vales mucho más de lo que ellos se pueden imaginar, que no estarás a disposición de nadie y que no aceptas migajas en tu vida.

Fuente: foromujeramor.com/

La vida te presentará muchas personas, pero no todas merecen un lugar en tu corazón, existen personas que solo llegan a revolucionarlo todo y a apartarte de quien en realidad eres.

Te hacen cambiar de parecer y de gustos de un día para otro, esas personas son tóxicas y lo más peligroso es que si estás enamorado de ellas, se te hará complicado ver la realidad de las cosas.

Te siegas de tal manera que no ves más allá, tu familia y amigos intentan de decírtelo, pero es en vano. Siempre lo terminarás defendiendo y quedándote a su lado. Estás dispuesta a sacrificar todo, con tal de seguir esa relación, te haces de la vista gorda de ciertas cosas y prefieres pasarlas por desapercibidas.

Una relación así esta destina al fracaso, porque por más enamora que estés nadie es capaz de vivir de esa manera por mucho tiempo.

Desde el inicio de cualquier relación es muy importante detectar rápidamente si una persona te hace daño con sus actos o palabras y te manipula para que aceptes sus condiciones. Condiciones que solamente te harán heridas, heridas que puedes evitar reaccionando a tiempo.

Una mujer que se valora no permite basura en su vida, no está dispuesta a aceptar personas tóxicas que la manipulen, por más enamorada que este.

Así que por más que te duela no aceptes a cualquier persona en tu vida, por más que quieras a una persona en tu camino, debes de ser realista y saber lo vales.

PEXELS

No creas que dejar ir o alejarse de una persona es darse por vencido, más bien es todo lo contrario, a eso se le llama amor propio y es de valientes.

En el momento que tu mente te diga una cosa y el corazón otra «presta atención», ya que muchas veces la razón no falla. Puede que sea doloroso y pasas por momentos muy difíciles, días grises y noches eternas sin dormir, pero a la larga agradecerás haberte alejado de esa persona que tanto querías, pero que te hacía daño constantemente.

Olvídate por un momento de lo que los demás desean y piensa en ti, en lo que mereces y en lo que anhelas. Sabes muy bien que esa persona te aleja de todo lo que en realidad quieres, te hace quedarte en la zona de conformismo y no te deja avanzar.

Hay personas que solo llegan a tu vida para absorberte la energía, personas que se llegan a amar de verdad, pero que no son buenas compañeras, personas que te lastiman y que no te sueltan si tú no haces un gran esfuerzo.

Te hacen sentir culpable de muchas cosas con tal de que no los dejes y terminan convenciéndote de intentarlo de nuevo. Pero es allí en donde debes de ser fuerte y no escuchar más sus palabras, palabras que te han dominado por mucho tiempo, pero no debes de volver a caer.

Sal de allí y busca nuevos horizontes, no pierdas más el tiempo, aventurate al futuro incierto. No tienes nada que perder, en cambio si te quedas con esa persona perderás la oportunidad de vivir una vida distinta y libre.

La vida es maravillosa y lo que pierdes no lo recuperas jamás, la vida es corta y llena de sorpresas; no sabes lo que te espera detrás de la puerta, así que anímate y ábrela.

No te quedes en la zona de confort, no tengas miedo a la soledad, no tengas miedo a lo desconocido, no te arrepentirás de dar este paso, te lo aseguro.

 

Fuente: Foromujeramor.com

Bueno, todos somos conscientes que pasar algún tiempo al aire libre, en la misma intemperie, es de cualquier forma bueno para nuestra salud. Nos beneficia tanto física como mentalmente. Pero quizá no sabías que hay mayores beneficios en tu salud si visitas la playa continuamente. ¿Te gusta ir a la playa?

Cuando estás en la playa, sentado en la arena, dejando que las olas alcancen tus pies experimentas una sensación de paz y tranquilidad. A toda esa experiencia se le conoce como “espacio azul”. O bueno, así lo llaman científicos que lo determinaron como un efecto de olores y sonidos muy calmantes provocados por el agua y el viento, y le hacen mucho bien a tu cerebro. Ese espacio azul es ideal para sentirte súper cómodo de una forma inevitable, como hipnótica.

Una vez que estás en la playa, olvidas las preocupaciones, los malos ratos, el estrés se aleja. Tu cabeza se relaja; la ciencia explica que se debe a un cambio en la forma que tu cerebro reacciona al entorno. Te hace sentir feliz, muy relajado y hasta revitalizado.

El espacio azul puede afectar tu organismo de 4 formas muy importantes para tu bienestar:

Reduce el estrés

El agua es el mejor elemento de la naturaleza para curar el estrés y la ansiedad. Viene lleno de iones positivos con la capacidad de hacerte sentir cómodo, de hacerte sentir que estás en un lugar donde estás completo y saludable. Ya sea que vayas a nadar o que solo dejes que tus pies se mojen experimentas la sensación de relajación y plenitud total. Consigues un cambio drástico de estado de ánimo; una visita a la playa es un escape al estrés de la rutina y el trabajo.

Potencia tu creatividad

Si te desempeñas como artista o haces algo que amerite de una mente abierta y creativa y te sientes saturado, una escapada a la playa puede ser la solución perfecta a tu bloqueo creativo. En el espacio azul despejas tu cabeza, abordas los problemas más fácilmente y le pones corazón a los proyectos de forma más creativa. Se trata de una actividad muy similar a la meditación, la playa te genera la sensación de calma con la que puedes sintonizar todo lo demás en tu vida. Puedes reflexionar sobre tus decisiones, tus acciones, todo.

Te ayuda a reducir los sentimientos de una depresión

De la misma forma en que te ayuda a mitigar el estrés, la playa te ofrece alivio para esos sentimientos tristes y destructivos de la depresión. Todo el conjunto de una vista maravillosa, el aroma del agua, la arena y las plantas si las hay, así como el sonido hipnótico de las olas, te transportan a un espacio meditativo en el que puedes ser consciente de lo que está pasando en tu vida. Te ayuda a salir de la negación y aceptar tu problema para solucionarlo. Te relajas y reflexionas sobre la vida en un espacio muy lejos de lo que te haga sentir mal.

Cambia tu perspectiva de la vida

Y esa perspectiva, por supuesto, es para mejor. La naturaleza siempre es un factor importante en una vida feliz. Así como sucede con la playa también se consigue en espacios verdes, jardines frondosos, bosques, cascadas. Obtienes una visión sobre la vida que te hace sentir pequeño ante lo que creías. La naturaleza te muestra que puedes ver la vida desde otros ángulos y no limitarte ni conformarte.

Así que ya sabes, si te estás sintiendo un poco mal, solo haz un pequeño stop en tu vida y dedícale un día a disfrutar de la playa.

Soy consciente de tu dolor. Sé cómo te sientes porque yo he estado en esa misma posición. Conozco esa sensación horrible que te deja, lo he experimentado. Sé que sientes un arrepentimiento profundo en tu corazón, sé que sangras por todas las cosas que viviste y te comprendo.

En algún momento también me arrancaron el corazón de mi pecho y lo dejaron pudrir a la intemperie. Mis esperanzas y sueños fueron destruidos por alguien que pensé que me amaba. No necesito que me expliques lo que has tenido que pasar para comprender cómo se siente ahora tu corazón. Lo puedo ver en tus ojos vulnerables. Lo puedo ver en tu sonrisa honesta que muestra miedo y desilusión.

Amaste a alguien que te hizo perder tu autoestima. Amaste con todo tu ser a alguien que solo pensaba en sí mismo y jamás le preocupó verte feliz y disfrutar de una risa sincera. Fue alguien que te hizo sentir inútil, alguien que te hizo sentir que debías estar feliz solo por estar con él. Una persona que te hizo sentir tan insegura que temías verte al espejo y decir “Esta soy yo, y nadie va  a cambiar eso”.

Amaste a alguien de quien te sentías segura de conocer, pero no era así. Pensabas que te amaba de la misma forma que tú a él. Pero pasó de ser un hombre agradable y encantador a convertirse en el ser humano más tóxico, mezquino y celoso que jamás habías conocido. Fingía estar locamente enamorado de ti pero todo era una máscara para tapar sus intenciones dañinas.

Amaste a alguien incapaz de amar a alguien más que a sí mismo. Alguien que se negó a compartir verdadera intimidad contigo, que solo te usaba cuando le apetecía. Amaste a un hombre que nunca sintió emoción de verte. Alguien discapacitado emocionalmente, que nunca le interesó amarte, solo poseerte y controlarte para alimentar su ego.

Amaste a un hombre al que le permitiste que te manipulara y te sumergiera en su mundo enfermo. Fue alguien que te hizo sentir inferior, menos persona de lo que eres. Te obligó a pensar que nadie jamás podría amarte más que él, y si le dejabas nadie podría amarte de nuevo. Pero su amor solo eran mentiras, trampas y comportamientos tóxicos.

Amaste a alguien que estuvo celoso de tu vida y no te diste cuenta. Él odiaba cómo los demás te sonreían, no soportaba verte rodeada de amigos. Así que te hizo sentir culpable por ser una persona amigable y comunicativa, y permitiste que te sucumbiera en una vida sin amigos, sin nadie más. Estaba celoso de tus éxitos y te los arrebató, te quitó la libertad porque no soportaba verte crecer.

Pero debes saber algo, también amaste al hombre que te hizo una persona más fuerte y sabia. Debes comprender que a pesar de lo mucho que te lastimó y del tiempo que necesitaste para poder salir de ese infierno, ahora eres una persona diferente. Renaciste de las cenizas, ahora eres un ser humano valiente, con mucha más confianza. Mujer, tú estuviste en el infierno y volviste a la luz, sobreviviste y ahora has encontrado paz. Ahora reconoces lo horrible y detestable que pueden ser las personas, así estarás preparada. Después de eso, no permitirás más comportamientos tóxicos en tu vida.

Nunca dejes que tu corazón pierda la esperanza. Eres más fuerte de lo que crees, no permitas más que te hagan pensar lo contrario.

Si algo está afectando tus sentimientos y emociones y necesitas consultar con alguien tus decisiones, te invito a acceder a Foro Mujer Amor y contar lo que estás atravesando para encontrar las respuestas que pueden calmar a tu corazón agitado y a tu mente preocupada.

Redactado por Osmary Morales.

Ya fue suficiente de aguantar todo eso que me has hecho pasar. Ya no puedo seguir esperándote junto al teléfono, ansiosa de que me des una señal; verificando una y otra vez si has llamado, si te has acordado de mí y me has enviado un mensaje de texto. Ya dejé de tener mariposas en mi estómago porque cada vez veía menos tu nombre en mi pantalla. Ya nada sobre ti me emociona. Perdí la necesidad de tomar tu mano en público y de que todos supieran que eras mío.

Ya no me interesa en lo absoluto presumirte delante de mis amistades.

Ya he terminado contigo.

Jamás imaginé que las cosas llegarían a esto. Siempre tuve la idea de estar juntos hasta la muerte. Veía niños, una hermosa casa con un jardín enorme, vacaciones familiares y mascotas. Sí, tuve muchas ilusiones, pero no pasaron de ser más que eso, ilusiones. Pero ya no más. En ese entonces no sabía que la persona que tanto amaba, me abandonaría mostrando que su amor no llegaba ni cerca al amor que yo le tenía.

Me hiciste sentir sola y miserable. Me rompiste el corazón ese día tan horrible que me mostraste cuáles eran tus verdaderos colores.

He llorado, sí, he sentido incluso arrepentimiento, mucha confusión y hasta odio.

Te odié con cada centímetro de mi ser, pero ¿sabes qué? Me curé. Poco a poco el odio, el arrepentimiento y la pena perdieron sentido y me llevaron a la aceptación. Y ahora no me arrepiento porque lo que me hiciste me dejó lecciones importantes. Por eso ya no puedo guardar rencor hacia ti.

Me mostraste lo horrible que pueden ser las personas mientras te convencen de que son seres maravillosos. Pero ahora me enseñaste que puedo no permitirme nunca más darle a otra persona el poder sobre mí.

Ahora sigo adelante con mi vida. Acepté todas mis experiencias como parte de mí misma, las buenas y las malas por igual.

Ahora solo vives en mi pasado.

Eres parte del por qué ahora soy quien soy y estoy agradecida por ello. Me mostraste cómo ser una mejor persona por que tú hiciste lo contrario de todo lo que se debe hacer en una relación.

Recuerdo las muchas veces que me dijiste que me amabas. Ahora me pregunto si alguna vez lo dijiste en serio, si absolutamente todo fue parte de tu juego. Pero la verdad, es que ya me da igual. Lo importante es que tuviste tu oportunidad y la perdiste y le agradezco al cielo que así fue.

Me siento muchísimo mejor, como no me sentía en años. Me siento libre.

Siento que logré quitarme un enorme peso de mis hombros y ahora voy a vivir mi vida como siempre debí hacerlo, independiente, amándome y no conformándome con menos de lo que merezco.

Me di cuenta que soy muy amada por las personas que realmente importan en mi vida. Sé lo mucho que valgo y jamás me conformaré con una persona malintencionada y narcisista a mi lado cuando lo que merezco es el verdadero amor.

Aprendí de nuevo a valorar quien soy y no te odio. Menos te extraño, solo no quiero volver a verte más.

Se acabó, sigo adelante con mi vida

 

Fuente: foromujeramor.com

Ser humana es lo más difícil que te tocará ser, y eso es todos los días.  Sería gracioso pensar en alguien que nunca haya experimentado tristeza, y es que a veces ni siquiera hay razón para las cosas que sientes. En un minuto todo parece estar bien y sientes que estás dando los pasos correctos en la dirección correcta pero de pronto todo se vuelve imperfecto y te sientes demasiado lejos de estar satisfecha con tu vida.

Lo siguiente que sabes es que el dolor te ciega, la miseria se condensa como la niebla mientras tu mundo se rompe en millones de pedazos. Todo se pone de cabeza y ya nada parece tener sentido. Sientes como que todo por lo que has trabajado fue para nada porque ahora nada de lo que eres y has hecho tiene sentido.

No tienes forma de saber cuándo ese dolor empezará ni de dónde viene, solo que eventualmente llega. Ya sea que estés siendo desalojado, hayas perdido tu trabajo, fracasaste en un proyecto, te abandonó tu pareja o te maltrata, o si la persona que más te importa en el mundo muere y te deja con recuerdos de cómo solía ser todo antes, cuando sonreías, porque ya no sonríes.

La pena es abrumadora, te envuelve por completo y la sientes en todas formas y tamaños. Viene de lugares inesperados.

A veces, ese dolor hace que la vida sea muy difícil de soportar, pero tienes que seguir adelante, ¡sí! Seguir adelante y abrir nuevos caminos. No importa que tan mal estén las cosas, tienes que aguantar. La vida es simplemente una serie de altibajos pero cuando estamos despiertos no la apreciamos como deberíamos. Cuando estamos deprimidos sentimos que el mundo se acaba, que la vida ha llegado a su final.

Pero tienes que entender que no puedes detenerlo, no puedes evitar que los malos tiempos te alcancen. Las olas seguirán inundándonos mientras vivamos pero la felicidad siempre le sigue a la miseria y el dolor. Así es como funciona la vida.

No puedes controlar lo que te sucede en la vida. Sobre lo único que tienes control es en la reacción que tienes sobre las cosas que te suceden. La actitud y la mentalidad que pones antes las situaciones que enfrentas en la vida es lo que va a determinar cuánto vas a sufrir por cada una.

Si puedes aceptar el hecho de que las cosas malas pasan y dejas de esconderte o huir de ellas, entonces puedes soportar lo que sea y salir totalmente ilesa. Cuando las situaciones más oscuras y horribles se empiezan a desarrollar en tu vida, tienes que mirarlas a la cara y sonreír.

Todo lo que nos sucede en la vida, bueno o malo, no es más que una oportunidad para aprender, crecer y evolucionar como persona. De esas situaciones puedes tomar las lecciones que necesitas para conservarlas, aprender de ellas y disfrutar de los mejores tiempos que vengan después. Debes ser resiliente y consciente del panorama general cuando algo sucede.

Las emociones negativas pueden ser poderosas, te hacen sentir fuerte aunque al mismo tiempo te sientas destrozada e indefensa. Hasta puede ser adictivo. Algunas personas prefieren revolcarse en la miseria porque parece mejor y más fácil que aprender de ello y seguir adelante. Debes ser amable y compasiva con la vida, contigo misma y con los demás. Al final del día, todos luchan una batalla interna que desconocemos.

Tampoco puedes acelerar la curación. Todo pasa al tiempo debido. Puede que el dolor que experimentes en los peores y más oscuros momentos de tu vida nunca desaparezca pero con el tiempo se vuelve más fácil de manejar. La pena invade intensamente al principio y te golpea en ciertos momentos cuando lo recuerdas.

Al pasar de los años, las olas de dolor son cada vez menos frecuentes y pegan con menos intensidad. Sí, puede que te hagan sentir triste de vez en cuando pero el tiempo pasa y nuevas lecciones llegan, nuevas perspectivas que te ayudan a dar sentido a las cosas y encontrar la paz individual después del sufrimiento.

Al final, cada experiencia que tenemos en la vida se reduce a la forma que percibimos las cosas. Si puedes mantener una actitud y un estado mental en el que siempre ves el panorama general, tendrás la perspectiva necesaria para mantener la cabeza en alto y seguir avanzando con una sonrisa en esta loca y confusa experiencia que llamamos vida.

Siempre debes mantener la esperanza porque las cosas siempre pueden mejorar. Lo más importante que debes recordar siempre es amarte y perdonarte a ti misma por cualquier mal que creas haber cometido. Nadie es perfecto y solo da lo mejor que puedas con lo que conoces en cualquier situación, que de cada experiencia aprendes más y más.

Tú eres un organismo haciendo lo que es natural: sobrevivir. Acéptalo, aprende y sigue adelante.

Fuente: foromujeramor.com