Category

De seguidores

Category

Y nos volvimos amantes, de esos fugaces que se buscan entre noches delirantes…
Y nos volvimos animales, olfateando la carne que se enciende tan solo al rozarse…
Tú calidez y mi sensatez fundiendo el deseo entre cobijas a nuestros pies
Sin palabras de por medio, sin una caricia, tan solo el silencio que grita lo que queremos…
Y nos volvimos amantes, delirantes de fuego que se enciende tan solo al rozarse.

De repente te das cuenta de que estas en la mitad de la treintena, sí, sí… 35 nada más ni nada menos. Has seguido los pasos que se “suponen” normales hasta ese momento de tu vida:noviazgo, boda, hijos… Y en ese momento te planteas, es esto lo que quiero de mi vida? Se supone que debo ser feliz o hacer que lo soy? Te encuentras en un matrimonio que no te satisface, lleno de carencias, madre trabajadora que necesita mil brazos para atender todas las obligaciones que tiene una madre trabajadora, sí. Pero llega un día, uno cualquiera. Te levantas , te miras en el espejo y piensas … Quién soy yo? No me reconozco! Dónde está la persona risueña, llena de ilusiones, proyectos, aficiones que era? Soy madre, sí. Lo mejor que me ha pasado en la vida. Soy esposa, sí, pero en una relación que se ha convertido tóxica, que me ha anulado como individuo, que me ha hecho ser durante años alguien que no soy. Soy trabajadora, también. Me satisface mi trabajo , pero lo considero como un medio para vivir , no como un fin…

Una mujer con 35 y madre trabajadora cuenta con muy poco tiempo para darse cuenta de que su faceta como MUJER se perdió por ese camino. Por el camino que nos venden como idílico… El noviazgo, matrimonio, hijos…

Ese día, ese cualquiera en el que te miras en el espejo y no te reconoces, es el primer día del resto de tu vida. El día en el que tomas una de las decisiones más importantes de tu vida . Y esa decisión es tan simple como difícil : retomar las riendas del resto de tu existencia.
Romper barreras, ataduras, pones límites , eliminar personas tóxicas a tu alrededor… Y es ahí, justo ahí, dónde comienza TU vida. Si , seguiré siendo madre y trabajadora… Pero también mujer. Mujer a partir de ahora independiente, valiente , que toma decisiones y acierta , también se equivoca. Pero una mujer independiente y poderosa , luchadora y fuerte.
Y… Con el tiempo, con poco tiempo te conviertes en cuarentañera. Sí, la segunda juventud .
Y otro día cualquiera, uno sin más, vuelves a mirarte en el espejo y descubres que la mujer que dejaste de ser … Aparece en ese espejo. Y es ese día cualquiera en el que te sientes una MUJER, MADRE y TRABAJADORA estupenda . Eres TÚ. Aquella que quedó en el camino años atrás.
Y es entonces cuando la felicidad , con mucho esfuerzo, ha vuelto a tu vida. Y es el principio de la vida que siempre deseaste.

Cuándo supe lo que es el amor por primera vez lo hice de la mano de un chico que consideré maravilloso,junto a él viví parte de los mejores momentos de mi vida pero la relación empezó a volverse tóxica y los problemas empezaron a aparecer entre nosotros…

Un día sin querer y sin ni siquiera saber que estaba pasándome apareció en mi vida una chica que se convirtió no solo en una amiga sino en mi alma gemela,con ella compartía todo y sin darme apenas cuenta me enamoré de ella,fue algo mutuo y sobre todo algo nuevo para nosotras.
Comenzamos una relación clandestina y dejé al chico que creí que sería el hombre de mi vida,el padre de mis hijos,no estoy orgullosa de lo que hice pero esa chica me cegó,me enamoré de su persona y hubiera dado mi vida por ella.
Pero me enamoré de un alma libre,me enamoré de una persona cobarde que tras años de amor y lujuria me dejaría por miedo a aceptar lo que nos había pasado.
A día de hoy la echo de menos y pienso en ella más de lo que debería pero cuentan y se dice por ahí que está con un chico con el que yo sé que jamás será feliz y no me culpo por ello,pues ella lo ha elegido así…
Muchos dicen que podría luchar por ella,incluso sé que ella espera que lo haga,pero ha llegado el momento de quererme a mi misma,de empezar a valorarme y dejar entrar en mi vida a gente que realmente si quiera permanecer en ella.
Si algún dia vuelve la abrazaré fuerte y la diré que siga volando libre porque conmigo no tuvo alas suficientes para llevarme con ella.

El no se escondía, decía claramente que en su vida había abrazado mucho, había tenido entre sus brazos no pocos cuerpos y había disfrutado de la sensación que da la cercanía de un cuerpo apretado contra tu pecho y enlazado por tus brazos.

A pesar de ello, a pesar de que guardaba buen recuerdo de cada uno de esos abrazos, habían tres de ellos que eran joyas que escondía en esa caja fuerte que era su corazón; tres abrazos que marcaron su vida y que dudaba mucho pudieran ser superados, aunque le encantaría tener la suerte de que abrazos venideros dejasen a estos como simples caricias.

Habían tres abrazos, que curiosamente venían del mismo cuerpo y de los mismos brazos, que cuidaba como quien cuida lo más preciado que jamás un hombre pudo tener.

El primero de ellos lo dejo plantado allí donde se lo dieron, él de pie y ella sentada en la bancada del lavabo del cuarto de baño de una habitación de hotel, allí  completamente desnudos y apenas sin haber dejado de jadear, después de días sin verse que le parecieron años; un abrazo que le pillo por sorpresa pero que puso un nudo en su garganta por lo esperadamente inesperado que fue y es que ella sumó a ese intenso abrazo un primer “te quiero”, de esos que salen de más adentro del corazón, de esos que son tan deseados que no confías que nunca se vayan a pronunciar.

Ese abrazo y esas palabras benditas las acompañó de unas lágrimas que rodaron por sus mejillas, lágrimas de emoción y también, porque no decirlo, de alivio al derramarlas sin poder contenerlas y en ese mismo instante él supo que querría a esa mujer de por vida, que nada sería capaz de borrar ese instante de su memoria y que por fin había llegado al destino que siempre había buscado y perseguido; él supo entonces que su corazón le pertenecería a ella hasta el día en que cerrase los ojos.

El segundo de esos tres abrazos, se produjo meses después, tras la tormenta que los separó temporalmente y fue un abrazo de reconciliación, de pedir perdón, de sosiego, de disculpa y olvido del mal, de “nunca jamás, por favor”, de haber estado perdidos el uno sin el otro, de alegría por el reencuentro, de felicidad al poder sentirse tan cerca de nuevo, de “somos dos estúpidos”, de haberse echado de menos y nunca de más, y sobre todo de “no me sueltes porque yo no quiero soltarte’, un abrazo de haber salido el sol a pesar de las nubes; en definitiva un abrazo de paz de esos que generan tranquilidad y son descanso para el alma.

Un abrazo que seguro ninguno de ellos soñó que se produjese, pero a veces los milagros suceden y lo que sentían el uno por el otro, era milagroso, mágico e inigualable.

El tercero de esos abrazos que tatuaron su alma, se produjo unos meses más tarde, sobre una cama, mientras la luz de las velas iluminaba apenas sus cuerpos desnudos enroscados el uno alrededor del otro.

Y ese sí, a él le encontró desprevenido por totalmente inesperado, por esa fuerza que ella imprimió a ese gesto tan habitual entre ellos y es que si sus abrazos eran siempre especiales, este fue simplemente sublime.

En mitad del amor, ella lo atrajo acercando sus cuerpos vestidos únicamente de amor y sudor, lo atrajo con fuerza, con una fuerza que el no había conocido jamás entre ellos, que lo dejó inmóvil y que en lugar de ir suavizándose cobraba más fuerza a medida que transcurrían los segundos.

Y en mitad de ese abrazo en el que ella parecía querer fundir sus cuerpos en uno hasta que sus almas se pudiesen tocar, él supo que había vuelto a suceder, que después de esto, nada ni nadie podría hacer que dejase de amarla, como jamás había amado a nadie y como nunca sería capaz de amar a nadie más que no fuese un hada, su hada particular que era la reina de sus sueños, por muy chalada que estuviese.

Fue un abrazo de rendición, al menos por su parte, ya que aunque había luchado por no volver a enamorarse de ella, hay sentimientos que traspasan cualquier razón, cualquier rencor y sobre todo, cualquier miedo o duda.

Fue un abrazo de entrega, de bajar los puños y abrir los brazos, de amor, de simple y puro amor; un abrazo de “ya estoy en casa porque tu alma es mi hogar, tú mi familia y nunca jamás pienso irme”

Son tres sobre el resto, sobre los muchos abrazos dados y disfrutados, tres abrazos que le permiten a uno morir tranquilo por haber conocido el amor, ya que esos tres, solo esos, más que abrazos eran el amor hecho caricia.

LAGUARIDADELANGEL.
Y ahora después de tantos meses  ,me entero que todo era mentira . Que tu vida fue de otra manera y que desde el primer momento me engañaste.
Poco a poco nos fuimos conociendo y entraste en mi vida como un huracán todo era bonito maravilloso.. mi cuento de hadas. Todo esto se ha extendido en el tiempo 8 meses de mentiras no me has engañado con nadie pero me has engañado con tu vida todavía no me lo creo . Todo lo que hemos hablado ,todas tus historias todo eso era mentira y sabías que yo cada vez te quería más ,te necesitaba más y tú me hacías pensar que yo era la única persona del universo.
Poco a poco fui notando cómo te ibas  pero aún así me convenciste de  que era mi cabeza, que estabas ahí que yo era muy desconfiada,
Yo noté algo raro pero no lo quería ver hasta que al final tuve que dejarte y al hacerlo me entero de todas estas cosas una identidad falsa, una vida falsa todo mentira porque ?porque me lo hiciste ?no lo entiendo porque me elegiste a mí ? No lo puedo entender y lo que más me duele es que todavía espero tu llamada  espero un un mensaje ,espero decirte que me has mentido y que me digas que lo mío era cierto… que era lo único cierto: que me querías.
sé que no voy a poder volver contigo jamás pero realmente es lo que quiero, estar contigo pese a todo pese a todos .Pienso cada minuto en ti y pienso que estás conmigo. Creo que te querré siempre aun sin motivos.
Cuando paseas por la ciudad de noche te das cuenta de cosas que de día ni siquiera sabías que existían. Vivimos en la dualidad de dos mundos completamente ajenos y opuestos. La tranquilidad de la oscuridad está reñida con el bullicio de la luz. Y es en ese paseo de verano con olor a Jazmín y a bellos, felices y a la vez tristes recuerdos, cuando piensas en la fragilidad de la vida, del equilibrio entre ser, estar y dejar que todo pase. Ese equilibrio que depende de tantas cosas con las que no contamos y que no controlamos, que el simple hecho de estar vivos ya parece completamente improbable.
En esa vida, en ese vivir y en ese pasar del tiempo, hay personas, momentos, lugares y hechos que nos marcan o que queremos que vayan con nosotros el resto de nuestra vida. A veces nos echamos de menos a nosotros mismos, o por lo menos la persona que éramos cuando teníamos esos sueños. Más jóvenes, más inocentes y menos realistas.
El realismo, ese cruel espejo de realidad que puede ser letal si no sabes cómo controlarlo.
mendigar
Y qué nos queda.
Nos queda el amor.
El amor por lo nuestro.
El amor por las personas que han estado yendo y viniendo en nuestra vida. Y amor por los que se han quedado todo este tiempo.
Amor por nuestros animales, que se convierten en familia.
Esa familia que no es de sangre.

Ese lugar.

Que sería de la vida sin poder compartir con todas esas personas lo que nos pasa, lo que no nos pasa o lo que nos deja de pasar. Vivir es compartir y la vida sin amor es solo pesar. Y pasar.
Aferrarse a aquello que nos hace vivir. Esa droga que ni el más fuerte de los fármacos puede paliar. Mono de querer. Y querer hasta morir.
Texto: Maria

GRACIAS.

Para ti, para la persona con quien compartí y regalé la mitad de mi vida. Te regalé mi adolescencia, mi inocencia, mi felicidad, te cedí una de las etapas más bonitas de la vida. Una etapa que nunca volverá.

Quince años de mi vida, a tu lado, aunque tú no siempre estabas. Quince años de incondicional amor, o esa falsa creencia que tenía por aquel entonces de lo que era el amor.

No te culpo de todo lo vivido porque una relación es cosa de dos, no de uno. Es más, no quiero culparte de nada, simplemente quiero darte las gracias.

Gracias por todas las palabras ofensivas, dañinas, llenas de ira y de rencor, gracias por esas situaciones en las que me daba miedo hablar con un amigo, un conocido, a que me saludaran por la calle o que me regalaran un cumplido.

Gracias por aislarme de mi circulo más querido, gracias por cada insulto, por cada grito, por cada golpe escondido en alguna parte de mi cuerpo, gracias por enseñarme el arte de las patadas o por presentarme en numerosas ocasiones la sensación tan desagradable de notar como deja de entrar el aire a los pulmones cada vez que tu mano derecha acariciaba mi cuello. Gracias por susurrarme las ganas que tenías de reventarme la cabeza, gracias por cada humillación, y por tus castigos cuando me dibujaba una discreta raya en los ojos. Gracias por todos los desprecios, por ser tu última opción en vez de tu prioridad. Gracias por tus celos y tu desconfianza, por dudar de tu paternidad.

Gracias y mil veces gracias por anularme como persona, como mujer, como pareja, como amiga, gracias por hundirme y enseñarme a odiar cada parte de mí.

Gracias de todo corazón, porque después de estos quince años llenos de experiencias, ahora vuelvo a ser yo.

La niña que se perdió en el camino, ahora se encontró convertida en la mujer que siempre quiso ser.

Gracias a ti ahora puedo decir que soy feliz.

Y no te confundas, que no te guardo rencor, ya no.

No te odio, ya no.

No te desprecio, ya no.

No tengo miedo, ya no.

Ahora solo te deseo lo mejor que esta vida pueda ofrecerte y espero de corazón que un día te levantes y puedas sentir la felicidad y la paz que todos merecemos.

 

Texto: Althea

Me queda ya menos para estar instalada en mi nuevo hogar.
Está cerca ese momento en el cual no te voy a ver casi nada, o tal vez nada.

Ahora si, llegó ese momento donde asimilar que en cierta manera estás lejos y que cuando menos me lo espere tendrás tu vida hecha de nuevo al lado de otra persona..
Es cierto que agradeceré  el no estar delante para verlo, porque aunque que quiero lo mejor para ti, no puedo evitar que no me duela el que no sea conmigo..
El tiempo a veces me confunde, me hace creer que te he olvidado pero siempre llega el momento donde la vida me enseña la realidad. Y es que no se puede mentir a la verdad y mi corazón te pertenece y lo
hará eternamente.
Muchas veces me pregunto en qué momento se fue todo al traste, en que momento pensamos que ya no funcionábamos ..

Supongo que en el medio de la rutina, de los malos tiempos, y de enfocar la vida de otra manera.
Quizá en ese momento deberíamos estar más unidos que nunca y entre los dos haber sido más fuertes..

Dicen que el amor todo lo vence, sin embargo pues aquí estamos.. somos grandes amigos.
Me alegro de tenerte aunque sea más lejos y en otra medida.

No puedo irme, sin decirte que TE QUIERO!❤

Que a pesar de todo lo que hemos pasado, con nuestros más y nuestros menos, te adoro, y nadie cambiará eso..

Tengo que confesarte que siempre mantuve la esperanza de escuchar un”te quiero” y tal vez, solo tal vez: escuchar “¿Nos jugamos la última carta?”
Al fin y al cabo el tiempo también madura, enseña❤

Me toca asimilar también que en cualquier momento de mi vida quizá llegue otra persona, pero sin embargo llevaré en silencio que seguiré enamorada de ti hasta el fin de mis días🌠❤

Siento mucho todos mis errores, y siento los tuyos de igual forma si pudiera metería todos en una caja y la cerraría con llave si ello me asegurara que esos momentos no hubieran existido, que nuestros
labios estarían en silencio y besándose en lugar de hablarnos de malas maneras.

Quizá no debimos dejar que nos pisaran, que decidiesen por nosotros.. y sin duda no debimos dejar que nos desvalorizasen..
Todos cometemos errores, y todos nos equivocamos, aunque tal vez este sea nuestro mejor acierto.
Te quiero con todos tus defectos!
Solo deseo que seas feliz!❤🌠
TE QUISE, TE QUIERO Y TE QUERRÉ HASTA EL FIN DE MIS DÍAS❤🌠

 

Texto: Paty