Hay cosas que te son imposibles, que tú no puedes controlar, no importa el deseo ni las ganas que le pongas, así qué… ¿qué sentido tiene perseguir algo o a alguien que ya ha escapado de tu control? se ha ido, ya no está, y ya no quiere estar ¿para qué seguir insistiendo o esperando?

Eso de que si miras fijamente el teléfono, mientras piensas en él y repites su nombre te llamará es mentira! Reacciona. Despierta. C’est fini. ¿ Qué opinaríais de alguien que pataleara y se retorciera de rabia porque llueve? ¿ No sería mejor, sacar el paraguas, que lloriquear en pijama por las esquinas protestando contra el mal tiempo?

Aprender a “perder” es la capacidad de tiene una persona para discernir qué depende de uno y qué no, cuándo insistir y cuándo dejarse llevar por los hechos. No tiene mucho sentido “convencer“ a alguien de que te quiera, pero si puedes despejar tu mente para dejar entrar a una persona que se sienta feliz de amarte. Es mejor que emplees cada gota de energía y sudor en sanar tu alma que invertirla en lamentarte por lo que podría haber sido y no fue.

Los que se quieren a sí mismos, los que tienen una autoestima alta, emplean esta frase afirmativa y muy saludable:” Si alguien no me quiere, no sabe lo que se pierde”. Todos hemos conocido a muchas personas que fueron abandonas y con el tiempo terminaron agradeciendo la ruptura porque encontraron a alguien mejor para ellos.

Aunque nos gustaría, no existen fármacos para este tipo de dolor, no hay nada contra el desconsuelo, la decepción, la tristeza, el miedo o la rabia. El duelo por la pérdida de la persona amada hay que hacerlo. Hay que soportarlo y resistir. Hay que mentalizarse que en los próximos cuatro o seis meses vas a estar subida en una montaña rusa, a veces creerás que estás en lo más alto y que ya has vencido al sufrimiento, pero otras, te sentirás en pleno loop muerto de miedo queriendo bajar. El secreto: aguantar y no bajarse.

Para aquellas mujeres que sufren por un mal de amor, mujeres enganchadas a relaciones imposibles, destructivas. Mujeres que lloran por un amor perdido o sin futuro. Mujeres fieles a parejas intermitentes. Amores furtivos, prohibidos, clandestinos. Mujeres extraordinarias que se transforman en niñas enfermizas si un hombre no las llama. Mujeres que son fuertes ante todos los retos de la vida, excepto para resguardarse de quien las quiere mal. Mujeres dispuestas a esperar y esperar, engañadas, traicionadas, en definitiva malqueridas. Les recomiendo “ Mujeres malqueridas” de Mariela Michelena.

 

Fuente: https://somosmandarina.com/

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

Author

Me llamo Laura y soy “el alma” que se esconde detrás de esta página. Adicta al chocolate, nerviosa ,romántica, impulsiva y sensible todo en el mismo grado... Conoce más sobre mí

Write A Comment