Sigues y sigues aguantando a su lado y el tiempo pasa. Las manillas del reloj no perdonan. Los calendarios pasan sus hojas y las arrugas pintan tus expresiones para siempre.

Las mañanas son aburridas a su lado, pero por tu cabeza pasan ilusiones que al mirar tu realidad, mueren y quedan escondidas bajo el pesimismo.

Crees que hoy será distinto y que será un día mágico, como antes en los que él te daba el cariño que tanto anhelas. Pero esperas y esperas y no hay cambio aparente.

Él no te valora.; no te ama; no te quiere; no te cuida, pero sigues ahí, a su lado esperando y creyendo que el amor volverá y que los días volverán a ser preciosos. Pero que triste es la esperanza. En la vida, los que esperan, desesperan y los que hacen, consiguen. No sigas esperando un tren que ya pasó. No, mejor ya no sigas.

Sal del dolor, no esperes más sus abrazos y sus besos. Son sólo esperanzas inútiles que no llenarán tu corazón de cosas buenas, sino de males y anhelos vacíos de doble filo.

Así no respiras y las noches se hacen eternas.

Así no sonríes y los días son pasados, no son vividos. Los pierdes.

Él no es para ti. Libérate y cuídate.

Vete y deja que se arrepienta con el tiempo.

Sé esa Mujer que no deja de sonreír.

Esa mujer que el amor le sobra.

Esa mujer que se libera.

Esa  mujer que mereces

 

Texto: Albert Espinola

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

Author

Me llamo Laura y soy “el alma” que se esconde detrás de esta página. Adicta al chocolate, nerviosa ,romántica, impulsiva y sensible todo en el mismo grado... Conoce más sobre mí

Write A Comment