Estoy segura de que más de alguna vez has pensado en la manera en que los demás te ven, y has buscado mil formas para verte atractiva. En realidad no eres la única, pues en esta sociedad muchos ya se han olvidado del verdadero significado de la belleza. Tienes que saber que está dentro de ti. Comienza por quererte, aceptar cada centímetro de ti. Quizás no te guste tu nariz. Tal vez quisieras tener curvas más pronunciadas. Probablemente detestas alguna cicatriz o marca de nacimiento, o te desagrada tu cara de cansancio después de varios días de trabajo o insomnio que te dejan con unas enormes ojeras. Más allá de todos esos complejos que puedas tener debes entender que eres perfecta de la manera que eres.

Todos deseamos tener una relación sincera y alejada de las mentiras. El crear caretas es algo que a la larga terminará asfixiando una relación, ya que las apariencias no se pueden mantener por siempre. La persona con la que compartirás tu tiempo debe conocerte, en todos los aspectos. Aquella mujer que ves con maquillaje frente al espejo no eres auténticamente tú, y no hay nada mejor que ser aceptada de la manera que realmente eres. Sé auténtica, sé tú, si alguien ha de amarte primeramente, debes ser tú. Irradia la alegría de aceptarte con tus virtudes y defectos, pues, si no te amas, ¿quién más lo hará por ti?

Tranquila, no eres la única, apuesto a que tu chico también tiene sus defectos y complejos. Sin embargo, el amor no se trata sólo de la apariencia física, sino del alma, de lo que son capaces de entregarse mutuamente a través de sus abrazos, caricias, besos, miradas, palabras, e incluso de sus silencios. Si de verdad te ama te aceptará tal como eres. Si de verdad te ama se quedará siempre contigo, porque sabe que con el paso del tiempo ya no serás la misma joven de ahora. Él sabe que lo que más ama de ti es la persona que eres, quien le hace pensar: “esta es la mujer que amo y no me arrepiento de ninguno de los días que he compartido con ella”, así como tú también pensarás lo mismo de él.

A él no le molestará verte despeinada y desarreglada, porque él aprendió que lo que más le gusta de ti es lo que tú le entregas, lo que llevas dentro, lo que no le muestras al mundo. Esa parte de ti que está reservada a nadie más que a él, esa conexión misteriosa que los une.

Quiérete así, quiérete como eres, porque con virtudes y defectos eres la mujer perfecta, no debes cambiar nada en ti que tú no quieras, valórate y empieza a sonreír desde dentro, después sonríele al mundo entero.

Pues, al igual que tú, tu sonrisa es perfecta.

 

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

Author

Me llamo Laura y soy “el alma” que se esconde detrás de esta página. Adicta al chocolate, nerviosa ,romántica, impulsiva y sensible todo en el mismo grado... Conoce más sobre mí

Write A Comment