Es más común de lo que se imagina. Hay mujeres adictas al amor.  Es bello amar y sentirse amado cuando se vive en equilibrio.  Pero no es  saludable, cuando esto se convierte en un estilo de vida inconsciente.  Cuando la creencia dominante es no puedo vivir sin mi hombre.

Las mujeres tenemos que recordarnos a cada instante que somos Diosas y que el poder habita en nuestro interior, en tu relación con la fuente divina espiritual. Sin embargo, muchas mujeres y hombres son dependientes de sus relaciones amorosas y en la mayoría de los casos estas relaciones son tormentosas y destructivas.  Hay mujeres que no pueden dejar a su pareja, aun sabiendo que las golpea, hay maltrato psicológico, infidelidad, adicción al alcohol, las drogas, el sexo etc…

Algunas mujeres viven apegadas al amor, son adictas, como si lo único transcendental en su vida fuera existir para el otro.  Comparto el caso de una valiente coachee -cliente- que vivía aferrada al padre de sus hijos. Su pareja se  burlaba de ella, tenía otra mujer, la despreciaba, la manipulaba. Ella, no podía aceptar que la abandonará y que otra mujer gozará de su aparente amor. Era tal su obsesión, que se había endeudado comprándole regalos costosos e invitaciones.  Ella, vivía mendigando amor.  No dormía. Tampoco se podía concentrar en el trabajo…

Por fortuna reaccionó y eligió crecer. Durante su proceso de coaching descubrió que el amor propio era la inversión más valiosa de su vida.  Aprendió a valorarse. Sano sus heridas emocionales . Comprendió que nadie le haría daño, si ella no lo permitía.  Trabajo con ímpetu para lograr su objetivo.

El apego al amor es una adicción.  La falta de autoestima se ha convertido en una pandemia.  Hay en la sociedad un porcentaje importante de mujeres y hombres que tienen una necesidad inconsciente de lastimarse. Se han convertido en adictas.  Otro caso, es el de una ejecutiva, que salía con un hombre que se estaba separando.  Le daba transcendencia a que su pareja no la visibilizará en las redes sociales. Se quejaba de que no le daba su lugar.  Cuando en realidad, una mujer que se ama, sabe que ella misma se lo da.  Siguió en esta relación hasta que descubrió que tenía otra.   Había crecido de manera  inconsciente con una profunda necesidad de afecto.  Había entrado en el club de las adictas al amor. Cuando era niña su padre se fue de casa por otra.

Cuando las mujeres eligen recuperar su poder personal y abandonar ser adictas al amor transforman su vida.  Somos Diosas y eso significa amarse, emprender un camino hacia el mundo interior.  Construir una  autoestima saludable, sanar tu niña interior, la relación con tus padres. Saber que todo comienza cuando te amas.

Love coaching:giovannafuentes@yahoo.com

Algunos de los síntomas de las mujeres adictas al amor.

¿Te da pánico quedarte sola?
¿La mayor parte del tiempo hay peleas y discusiones que armonía y felicidad en la relación?
Siempre atraes el mismo tipo de hombres: infieles, tacaños, alcohólicos, inseguros, faltos de amor propio, mentirosos, manipuladores etc…
Te da dolor hacerlo sufrir.

Te crees todo lo que te dice

Eres celosa

Te callas y te aguantas sus maltratos e irrespetos con la excusa de que es el padre de tus hijos, el qué dirán, necesidad económica…

Vives con él, pero sabes que tiene otra y así y todo te crees que todo va bien.

Nunca le dices que no a tener sexo, cuando no lo deseas por temor a que te abandone.

Sabes que no te conviene, pero sigues ahí.

Das más de la cuenta, aunque el retorno sea mínimo.

¿Eres de las que piensa que no eres feliz, pero de todas maneras tienes marido?

¿Vives con un hijo de mamí?

Te has convertido en su madre.

­¿T­e domina la culpa?

La lista es larga. Las adictas al amor, incluso no reconocen que lo son.

 

Escrito por:

Fuente: LÁPIZ DE LABIOS

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

Author

Me llamo Laura y soy “el alma” que se esconde detrás de esta página. Adicta al chocolate, nerviosa ,romántica, impulsiva y sensible todo en el mismo grado... Conoce más sobre mí

Write A Comment