¿Harto/a de relaciones superficiales, parejas sin compromiso y de que los miedos, inseguridades y traumas ajenos no dejen de desbaratar, una y otra vez, tus ansias de estabilidad? ¿Eres tú, o son los demás?

Hace unos años, estuvieron muy de moda en las librerías y quioscos españoles, unos métodos supuestamente infalibles para aprender a dominar el inglés en plazos de 6 meses. El idioma estaba de moda, se pedía en todo tipo de trabajos y por entonces, no había tantas personas que lo hablasen con fluidez, con lo cual las oportunidades laborales asociadas a este conocimiento, eran más interesantes y mejor pagadas.

Como es natural, estos productos empezaron a proliferar por todas partes.

¿Cuál era la verdadera eficacia del sistema Aprenda inglés en 6 meses? Se podría resumir tranquilamente en: ninguna.

Antes de llegar al plazo milagroso en el que hablaríamos inglés como Shakesperare (o al menos, como Hugh Grant), los manuales y los cd’s del famoso método estaban acumulando polvo en alguna estantería de nuestras casas, mirándonos con ojitos acusadores. Sólo le faltaba decirnos -con voz de padre-  que éramos unos vagos de mierda. En la misma estantería se fueron acumulando, año tras año, los métodos milagrosos para tocar la guitarra, para aprender crochet, para cultivar tu huerto urbano o para jugar al tenis como Federer.

El problema de base por el cual no funcionaba, era, en realidad, muy sencillo. Las personas se aburrían haciéndolo. Adquirían este producto no con la mente puesta en voy a estar 6 meses disfrutando del aprendizaje del inglés, sino algo así como este mágico método hará que aprenda a hacerlo sin grandes esfuerzos.

Muchas personas me escriben expresando su frustración o su desespero por no conseguir una relación estable. El verbo conseguir en relación con la pareja siempre trae a mi mente la imagen inmediata de un animoso pretendiente entrando en una tienda y pidiéndole al dependiente: ¡póngame cuarto y dos kilos de pareja formal!. Es un aseveración que en cierto modo, subraya de una forma muy tierna este eterno hábito que tenemos los seres humanos de concentrarnos en el objetivo ignorando olímpicamente el proceso.

Una relación estable, no se logra como el que va a esa imaginaria tienda a pedir un producto ya manufacturado y preparado para su consumo. Una relación estable es la consecuencia natural de ir conociendo a una persona, de enamorarte, de elegirla, de ser correspondido/a y de ir construyendo el vínculo en el día a día, aun sabiendo que como en toda apuesta, el resultado siempre es incierto.

Si vas con la idea de conseguir una relación estable con la primera persona que te atraiga y que acceda a ello, es perfectamente lógico que el otro se ponga a la defensiva, desconfíe, se trabe en su coraza o simplemente, desaparezca. Todos queremos que nuestras parejas nos escojan por ser nosotros, no por proveerles de un objetivo de vida determinado y que alguien a quien estamos conociendo ya nos ponga por delante un meticuloso planning sentimental en el cual parece que nuestra opinión viene sobrando, no causa una impresión muy agradable.

Fuente: Locosdeamor.org

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

Author

Me llamo Laura y soy “el alma” que se esconde detrás de esta página. Adicta al chocolate, nerviosa ,romántica, impulsiva y sensible todo en el mismo grado... Conoce más sobre mí

Write A Comment