¿No te pasa que estás harta de que te rompan el corazón?

Conociste a alguien que parecía encantador, te ilusionaste y le entregaste todo. Pensaste “con él puedo hacer una vida”. Resultó que para esa persona sólo eras un juego, una más de su lista. O terminó siendo alguien diferente a lo que creías, y te enamoraste de un ser tóxico. Al final, sales con el corazón hecho polvo. Puede que te haya ocurrido más de una vez. Y ya no estás para repetirlo.

Claro está que nunca puedes cuidar 100% de tu corazón… y vamos, tampoco esa es la manera de vivir. No es sano negarte totalmente al amor por alguien que te falló y te hizo pedazos el corazón. En el amor, como en todo en la vida, hay que arriesgarse, pero sÍ es necesario cuidarnos más y saber con quién sí, y con quién definitivamente NO.

A mí me costó darme cuenta algunas veces de esto, y la última vez me destrozó. Tuve que vivir un buen tiempo a solas para analizarlo todo, y entender muchas cosas que me hicieron daño. Pero también me hicieron más fuerte y sabia. Y a ti querida lectora, también te admiro: ¡porque a pesar de las caídas te vuelves a levantar y con más fuerza

“No sabes cuán fuerte puedes ser hasta que ser fuerte es tu única opción.” Pues justamente esa filosofía y algunas reglas que te contaré, me han ayudado al momento de saber a quién sí le puedo abrir mi corazón y a quién no.

Esa persona tiene que inspirarte confianza. La confianza es la base de toda relación. Tienes que seguir tu instinto, pero la confianza también se va ganando con el tiempo. No des mucha información de ti y de los tuyos al principio. Debes llevar las cosas con calma, no te puedes lanzar desde un inicio a darle todo a esa persona, porque esa misma información y entrega que tú le diste con confianza es un arma mortal en contra tuya.

A una plantita hay que regarla poco a poco cada día; ni mucha agua ni poca agua. Hay que mantener un equilibrio para que crezca y florezca. Al igual que en una relación, date el tiempo necesario para conocer a esa persona: saber de su familia, de su pasado, de sus planes a futuro. Ver si sus palabras concuerdan con sus acciones. Y con ello te darás cuenta si es o no digno de tu confianza.

Algo que también me hace dar cuenta si esa persona quiere algo enserio conmigo o no, es si me busca sólo cuando está aburrido y necesita entretenerse. O cuando necesita alguna cosa. 🙁 Como si fueras un objeto para su diversión. Ya sabemos lo que significa, sólo quiere sexo. O sacar provecho de ti. Como a una cosa de usar y tirar. ¡No lo permitas! ¡Tú vales más que eso!

Yo sé lo que es sentirse sola y necesitada. Pero eso no te va a llenar, al contrario te va a vaciar aún más. En el momento podrás pensar que eres amada, y que está bien. ¿Pero cuando ya lo hayan hecho y no te busque… ya no te escriba, ya no te hable con cariño como antes? Y te sientas que algo hiciste errado o que no le eres suficiente… te sientas muy mal y más vacía que antes. Pues una noche de diversión y locura, con una tipo que incluso te es extraño, no vale la pena. Tú mereces ser cuidada y amada, apreciada. Porque vales mucho más que una noche de tonterías. Sé paciente y consistente, ya verás que aparece la persona indicada para ti. Esas señales son claras.

Otra punto importante, es que esa persona te promete y no cumple. ¡Alerta con esto! Ya me pasó muchas veces, y ahora mi radar se da cuenta cuando de un charlatán se asoma y no aporta nada de bueno. De palabras muy bonitas, pero pocas o nulas acciones. Que siempre te pone excusas a la falta de… Pues no, esa clase de hombre no es para ti. O aquellos que no muestran interés en ti. Está conectado y no responde tus mensajes. No te pregunta a diario cómo estás, no se preocupa por tus necesidades o problemas, y nunca trata de ayudarte con una solución. Simplemente está para ti en tus días azules.

Evita ese hombre que sólo te habla de él o que te escribe cosas muy puntuales y vacías. Hay que alejarse de esa clase de patanes.

Tampoco hay que ir persiguiendo al amor, ya que este debe ir en ambos sentidos. Hay que dar y recibir, recibir y dar.

Personalmente estaba tan concentrada en sus necesidades, sus gustos y su vida que me olvidé por completo de vivir la mía y atenderme a mí como persona. Cometiendo típico y grave error de ponerlo como prioridad a él. Cuando un hombre que realmente te ama y le importas no permitiría eso. Él se preocupa de igual manera por tus necesidades y sueños, para juntos trabajarlo y hacerlos realidad. El amor es de apoyo mutuo.

Yo me cansé de siempre tener que comprenderle, justificar sus plantones o su falta de interés y conformarme con poco. Si yo puedo dar más y ser más ¿por qué recibir menos?

Hay que establecer normas y respetarlas. Nunca permitas que te falten al respeto. Nunca que te falte el respeto, con engaños y mentiras. O peor aún, con insultos, agresiones psicológicas y/o físicas… si es así: ¡Huye!

Eso no es amor, no permitas ni toleres esto. Una cuando está enamorada realmente se pone ciega, sorda y atontada. Pero si vas perdonando y tolerando… le das el permiso para que lo vuelva hacer una y otra vez, y podrá ir creciendo sin mesura.

Es mejor alejarse lo más pronto de ese tipo de personas y no complicarte más la vida. Date cuenta de las señales a tiempo y haz caso de estos consejos, te irá muy bien para tu próxima vida..

Por eso, la principal regla es trabajar en tu autoestima, porque esa es la base de todo. Debes amarte primero a ti misma, darte tu valor, para que sepas filtrar el auténtico amor. Ya verás que ello te acercará a una relación justa y sana.

Autoestima = Salubridad emocional, amor, felicidad, dignidad y una vida más plena y rica en sensaciones.

 

Fuente: https://foromujeramor.com/

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

Author

Me llamo Laura y soy “el alma” que se esconde detrás de esta página. Adicta al chocolate, nerviosa ,romántica, impulsiva y sensible todo en el mismo grado... Conoce más sobre mí

Write A Comment