De repente te das cuenta de que estas en la mitad de la treintena, sí, sí… 35 nada más ni nada menos. Has seguido los pasos que se “suponen” normales hasta ese momento de tu vida:noviazgo, boda, hijos… Y en ese momento te planteas, es esto lo que quiero de mi vida? Se supone que debo ser feliz o hacer que lo soy? Te encuentras en un matrimonio que no te satisface, lleno de carencias, madre trabajadora que necesita mil brazos para atender todas las obligaciones que tiene una madre trabajadora, sí. Pero llega un día, uno cualquiera. Te levantas , te miras en el espejo y piensas … Quién soy yo? No me reconozco! Dónde está la persona risueña, llena de ilusiones, proyectos, aficiones que era? Soy madre, sí. Lo mejor que me ha pasado en la vida. Soy esposa, sí, pero en una relación que se ha convertido tóxica, que me ha anulado como individuo, que me ha hecho ser durante años alguien que no soy. Soy trabajadora, también. Me satisface mi trabajo , pero lo considero como un medio para vivir , no como un fin…

Una mujer con 35 y madre trabajadora cuenta con muy poco tiempo para darse cuenta de que su faceta como MUJER se perdió por ese camino. Por el camino que nos venden como idílico… El noviazgo, matrimonio, hijos…

Ese día, ese cualquiera en el que te miras en el espejo y no te reconoces, es el primer día del resto de tu vida. El día en el que tomas una de las decisiones más importantes de tu vida . Y esa decisión es tan simple como difícil : retomar las riendas del resto de tu existencia.
Romper barreras, ataduras, pones límites , eliminar personas tóxicas a tu alrededor… Y es ahí, justo ahí, dónde comienza TU vida. Si , seguiré siendo madre y trabajadora… Pero también mujer. Mujer a partir de ahora independiente, valiente , que toma decisiones y acierta , también se equivoca. Pero una mujer independiente y poderosa , luchadora y fuerte.
Y… Con el tiempo, con poco tiempo te conviertes en cuarentañera. Sí, la segunda juventud .
Y otro día cualquiera, uno sin más, vuelves a mirarte en el espejo y descubres que la mujer que dejaste de ser … Aparece en ese espejo. Y es ese día cualquiera en el que te sientes una MUJER, MADRE y TRABAJADORA estupenda . Eres TÚ. Aquella que quedó en el camino años atrás.
Y es entonces cuando la felicidad , con mucho esfuerzo, ha vuelto a tu vida. Y es el principio de la vida que siempre deseaste.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

Author

Me llamo Laura y soy “el alma” que se esconde detrás de esta página. Adicta al chocolate, nerviosa ,romántica, impulsiva y sensible todo en el mismo grado... Conoce más sobre mí

Write A Comment