La felicidad es el estado en el que todos quisiéramos encontrarnos. Ser feliz depende de ti y no de tus circunstancias.

Muchas veces nos obsesionamos con encontrar la felicidad sin saber bien qué es y qué tenemos que hacer para lograr ese estado.

“Si tu felicidad depende de lo que hagan los demás, supongo que estarás en aprietos”. Richard Bach

Generalmente creemos que nuestra felicidad depende de los demás, de las circunstancias que nos rodean y no somos capaces de entender que dependerá de nuestro modo de ver las cosas y tratar de solucionar lo que nos preocupa sin cargar la responsabilidad a otro.

¿Qué es la felicidad?

No hay un patrón de felicidad igual para todo el mundo. No es algo que está al alcance de la mano bajo las circunstancias que vivimos, sino más bien es cómo vivimos cada uno de nosotros esas experiencias.

Es erróneo creer que la felicidad depende de tener más dinero, un mejor trabajo, una pareja estable o hijos maravillosos. Estar en la búsqueda permanente de aquello que nos falta, hace que perdamos el objetivo de lo que realmente importa.

La felicidad no pasa por ahí. Es cuestión de darse cuenta de que no depende de lo que tenemos sino de lo que somos. Estamos acostumbrados a buscar afuera cuando, en realidad, debemos hacerlo hacia nuestro interior.

¿Cómo sería eso de buscar la felicidad en nuestro interior? Para encontrarla, debemos aprender a amarnos y aceptarnos tal cual somos sin desear parecernos a los demás. Si logramos esto, será la clave para no rendirse ante las circunstancias externas y saber que somos capaces de sobrellevarlas.

Cambia de actitud

No se trata de vivir siempre experiencias positivas porque la vida también nos enfrenta a situaciones negativas. Se trata de aprender a integrar todas esas experiencias tomándolas como un aprendizaje, porque todas son necesarias para darle valor a la vida.

Cuando tomamos conciencia de que la satisfacción personal no depende de lo que suceda a nuestro alrededor, nuestra actitud ante la vida cambia. Disponemos del potencial para elegir cómo vivir nuestra vida más allá de las circunstancias que nos toquen vivir.

Cambiar de actitud nos proporcionará vivir en armonía y ser los únicos responsables de nuestra felicidad, sin depender de las circunstancias ajenas.

La felicidad no está a la venta

Hoy en día todo nos lleva a creer que la felicidad está ahí afuera ofreciéndonos fórmulas mágicas, diciéndonos cómo comportarnos, qué tenemos que comer, qué deporte practicar, a dónde ir, qué comprar… como si hubiera una fórmula única para todos. Lo que me hace feliz a mí no te hace feliz a ti.

El buscar la felicidad en el exterior hace que cada vez nos alejemos más de nuestro interior, nos desconecta y deviene la frustración. Las necesidades externas que nos hemos creado no son auténticas, son efímeras. Son creadas por los demás y nosotros las tomamos como propias. Depender de lo externo nos esclaviza.

“No es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita”. San Agustín

Ser feliz depende de ti

La felicidad no tiene que ver con la ambición. No vamos a ser más felices por conseguir más dinero, poder o mayores triunfos. Tampoco pasa por obtener mayor placer a través del cuerpo porque eso es efímero.

“Existe el placer y existe la dicha. Renuncia a lo primero para poseer lo segundo”. Buda Gautama

Esto es la parte superficial de la vida, sin profundidad y no nos brinda calidad. Ser feliz depende de ti no de la cantidad de cosas que obtengas. Depende del modo en que encares tu vida. Supone un despertar hacia lo verdaderamente importante.

Debemos aprender a escucharnos, a conocer nuestras verdaderas necesidades que no son las que nos esclavizan y nos mantienen atados a una falsa felicidad.

12 Claves para ser feliz y no depender de los demás

Piensa que en la vida todo es transitorio, agradece todo lo que te rodea y céntrate en las cosas que tienes que cambiar.

  1. No tomes lo que te digan de modo personal.
  2. No te dejes contaminar por los demás.
  3. Ponte una meta diaria que te haga sentir bien.
  4. Haz las cosas por ti mismo.
  5. Fortalece tu autoestima.
  6. Aprende a quererte y a priorizarte.
  7. Crea tu propio espacio.
  8. Ten una buena inteligencia emocional.
  9. Deja de lado el inconformismo.
  10. Busca tus propios sentimientos.
  11. Ponle buen humor a la vida y contagia.
  12. Deja atrás el pasado, no busques el futuro, vive aquí y ahora.

Para ser feliz se necesita eliminar dos cosas:

el temor de un mal futuro y el recuerdo de un mal pasado.

¡Vive el presente!

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

Laura
Author

Me llamo Laura y soy “el alma” que se esconde detrás de esta página. Adicta al chocolate, nerviosa ,romántica, impulsiva y sensible todo en el mismo grado... Conoce más sobre mí

Escribe un comentario

trece + 6 =