El amor por alguien nos puede hacer querer retener por todas las vías posibles a esa persona ante cualquier potencial separación. Llegando a colocarnos en posiciones límites que comprometan inclusive nuestra dignidad.

Muchas veces perdemos el norte y no nos damos cuenta de que con mucha dificultad aquella persona que tenemos que esforzarnos para que se mantenga a nuestro lado, que ha manifestado deseos de terminar, de marcharse de nuestra vida y probablemente ha tomado acciones para hacernos entender sus pretensiones, muy probablemente no corresponda a esa persona con la que podamos proyectarnos a futuro.

Por mucho amor que exista de nuestra parte, inclusive si sentimos que vale la pena el esfuerzo, debemos entender que nada que resulte de la presión, de la manipulación, de forzar algo, puede ser satisfactorio, ni siquiera consiguiendo que esa persona se mantenga a nuestro lado, nos podremos sentir bien, quizás en una etapa temprana, pero el saber que tuvimos que retener a alguien para que no se fuera, solo nos puede llenar de resentimiento y quizás ganar algo de tiempo para un desenlace ya anunciado.

Por mucho amor que exista de nuestra parte, inclusive si sentimos que vale la pena el esfuerzo, debemos entender que nada que resulte de la presión, de la manipulación, de forzar algo, puede ser satisfactorio, ni siquiera consiguiendo que esa persona se mantenga a nuestro lado, nos podremos sentir bien, quizás en una etapa temprana, pero el saber que tuvimos que retener a alguien para que no se fuera, solo nos puede llenar de resentimiento y quizás ganar algo de tiempo para un desenlace ya anunciado.

Si alguien no quiere estar en nuestra vida, por contrariados que nos encontremos, no podremos sino aceptar esa decisión y dejar que salga, dejar fluir nos hará el proceso menos doloroso y nos permitirá una recuperación más temprana, que aferrarnos.

No siempre los resultados serán los que queramos y aceptarlos es una muestra de madurez, cierra cada uno de tus ciclos en armonía, aprende a perdonar y a dejar ir… Lo que tiene que ser será, sin forzarlo…

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

Author

Me llamo Laura y soy “el alma” que se esconde detrás de esta página. Adicta al chocolate, nerviosa ,romántica, impulsiva y sensible todo en el mismo grado... Conoce más sobre mí

Write A Comment