Tag

gracias

Browsing

GRACIAS.

Para ti, para la persona con quien compartí y regalé la mitad de mi vida. Te regalé mi adolescencia, mi inocencia, mi felicidad, te cedí una de las etapas más bonitas de la vida. Una etapa que nunca volverá.

Quince años de mi vida, a tu lado, aunque tú no siempre estabas. Quince años de incondicional amor, o esa falsa creencia que tenía por aquel entonces de lo que era el amor.

No te culpo de todo lo vivido porque una relación es cosa de dos, no de uno. Es más, no quiero culparte de nada, simplemente quiero darte las gracias.

Gracias por todas las palabras ofensivas, dañinas, llenas de ira y de rencor, gracias por esas situaciones en las que me daba miedo hablar con un amigo, un conocido, a que me saludaran por la calle o que me regalaran un cumplido.

Gracias por aislarme de mi circulo más querido, gracias por cada insulto, por cada grito, por cada golpe escondido en alguna parte de mi cuerpo, gracias por enseñarme el arte de las patadas o por presentarme en numerosas ocasiones la sensación tan desagradable de notar como deja de entrar el aire a los pulmones cada vez que tu mano derecha acariciaba mi cuello. Gracias por susurrarme las ganas que tenías de reventarme la cabeza, gracias por cada humillación, y por tus castigos cuando me dibujaba una discreta raya en los ojos. Gracias por todos los desprecios, por ser tu última opción en vez de tu prioridad. Gracias por tus celos y tu desconfianza, por dudar de tu paternidad.

Gracias y mil veces gracias por anularme como persona, como mujer, como pareja, como amiga, gracias por hundirme y enseñarme a odiar cada parte de mí.

Gracias de todo corazón, porque después de estos quince años llenos de experiencias, ahora vuelvo a ser yo.

La niña que se perdió en el camino, ahora se encontró convertida en la mujer que siempre quiso ser.

Gracias a ti ahora puedo decir que soy feliz.

Y no te confundas, que no te guardo rencor, ya no.

No te odio, ya no.

No te desprecio, ya no.

No tengo miedo, ya no.

Ahora solo te deseo lo mejor que esta vida pueda ofrecerte y espero de corazón que un día te levantes y puedas sentir la felicidad y la paz que todos merecemos.

 

Texto: Althea