Tag

soltera

Browsing

Estar soltera no me hace ser demasiado exigente. Se me permite tener altos estándares. Se me permite rechazar a las personas que me ofrecen menos de lo que estoy buscando. Preferiría quedarme sola que conformarme con alguien por debajo de mis estándares. Preferiría esperar a alguien que cumpla mis expectativas antes que aventurarme con la primera relación que pueda encontrar.

Estar soltera no hará “que me deje el tren”. No hay una línea de tiempo cuando se trata de amor. Todos se mueven a su propio ritmo. No me estoy quedando atrás de mis amigos que ya están casados ​​y con tienen hijos. Simplemente estamos en diferentes puntos de nuestras vidas. No lo están haciendo mejor que yo. Sólo lo están haciendo de manera diferente a mí.

Estar soltera no me hace una fracasada. Un estado de relación específico no es la diferencia entre el éxito y el fracaso. Hay muchas personas que son miserables en sus relaciones y muchas personas que disfrutan de su vida solos. El estatus de soltera no significa absolutamente nada.

Estar soltera no me hace un rara. Puede haber ocasiones en que me sienta como la única persona que aún no encuentra pareja, pero eso está lejos de la verdad. Hay millones de personas que se sienten de la misma manera que yo, millones de hermosas almas que todavía están solteras.

Estar soltera no me hace solitaria. Me mantengo ocupada con mi trabajo, mi familia y mis amigos. Tengo muchas personas y pasiones diferentes para mantenerme ocupada. No estoy sentada llorando, anhelando una relación. Si encuentro a alguien que me haga sentir bien, genial, pero mientras tanto, estoy perfectamente feliz de pasar tiempo sola. De hecho, me gusta tener una cama para mí, un baño para mí, un corazón para mí. Disfruto de mi propia compañia.

Estar soltera no me hace menos. Ser novia o esposa o prometida no aumenta mágicamente mi valor como persona. Soy inteligente, soy atractiva, soy interesante, Yo soy suficiente. No importa si alguien más ve menos valor en mi mientras yo vea mi valor. El amor propio es el único amor que me interesa en este momento.

Estar soltera no me hace fea. Reconozco mis rasgos positivos. No voy a culpar a mi apariencia o personalidad por mi soltería. No me voy a engañar creyendo que hay algo mal conmigo. Como muchos otros, simplemente no me he topado con la persona adecuada.

Estar soltera no me hace infeliz. Tengo mucho más por lo que vivir que una relación romántica. Tengo una carrera, pasiones, esperanzas, sueños, amigos, mascotas, familia, aficiones. Tengo un millón de razones para levantarme emocionada por la mañanas. No siento que me esté perdiendo nada siendo soltera. Siento que estoy exactamente donde debo estar en este momento.

 

Fuente: piensaseguro.info

Las mujeres también tenemos relaciones casuales y está bien, cada persona tiene el derecho de relacionarse como le plazca. Esto no nos hace promiscuas o “ligeras”, las decisiones que tomamos son nuestras y nadie puede juzgarnos por la forma en la que vivimos nuestra sexualidad.

La necesidad de aprender sobre nosotras mismas es tan grande que ponernos en pareja no entra en nuestros planes. Quizá las malas experiencias marcaron nuestro presente y por eso necesitamos marcar distancia, para tener el control de las situaciones.

Sea por el motivo que sea, amamos nuestra soledad y nuestra independencia, por eso elegimos estar solteras. Tenemos libertad para movernos de un lado a otro, de hacer planes, de aventurarnos a la vida. Depender solo de nosotras hace que tomar decisiones sea más fácil y ágil, aunque también nos enfrentamos solas a un domingo cuando todos nuestros amigos están en pareja y nosotras no…

Un poco de compañía pero sin compromisos

Los seres humanos no sabemos estar solos por mucho tiempo, quizá podamos refugiarnos en un amigo tan soltero como nosotras, pero si eso no sucede comenzamos a conocer a otras personas y a poner en riesgo nuestra soledad.

Poco a poco permitimos que nuevas personas entren en nuestra vida, conocemos chicos que se interesan por nosotras, que nos invitan a salir o tener algún encuentro fugaz. En ese momento volvemos a encontrarnos con el amor frente a frente y cuando nos mira a los ojos nos paralizamos y nos damos cuenta que aún no estamos preparadas. No, no salimos a buscar un amor…

Buscamos una pareja que pueda entender el momento que estamos pasando, y que busque lo mismo que nosotras, un poco de compañía pero sin compromisos.

Un poco de pasión y algo sensato

Sé que suena frío, pero a veces un poco de pasión es simplemente lo que necesitamos, una pareja a la que veamos cuando tengamos ganas y tiempo, que nos conquiste día a día.

Buscamos que nos pregunte por nuestro día porque quiere hacerlo y no porque sienta la obligación. No queremos que nos pregunten por la cena, ni por los compromisos familiares del próximo fin de semana.

No buscamos modelos ni alguien con un físico perfecto o con una personalidad particular. En ese sentido no esperamos nada. Pero sí queremos que siempre tenga las reglas claras.

Siempre digo que en cuestiones del corazón debemos ser totalmente sinceras, es por eso que debemos sentarnos frente a quién sea y hablar de lo que esperamos, es la única forma en la que nadie saldrá lastimado.

Nos acostumbramos a la soltería y por eso nos cuesta tanto dejarla ir. Mientras terminamos de encontrar nuestro equilibrio, disfrutamos de nuestra independencia y a su vez nos permitimos conocer a alguien sin apuros ni etiquetas. En definitiva, buscamos que una relación casual tenga todo lo bueno de una relación pero sin ser una.

Fuente: Vix