Te voy a contar lo que ha pasado justo después de esa gran pelea. Justo después que te hayas ido de mi casa, dejándome destrozada, después de confirmarme que todas mis sospechas eran ciertas. Que no fui una paranoica todos estos años. Que ya no sabes a quién amas.

Cuando has cruzado la puerta, abandonándome a mi suerte, he tomado una decisión: hacerte la vida imposible. No podría sentir mayor satisfacción que esa: hacerte, al menos, una cuarta parte del daño que me has hecho tu a mi. Durante unos intensos minutos, te he maldecido, he deseado que nadie te quiera más en esta vida, que nadie te cuide. He deseado que no termines tus estudios, que no encuentres trabajo, que ella te rompa el corazón en pedazos, que te echen de casa, que te arruines. Joder, como he disfrutado fantaseando que tu vida se hacia añicos y que yo estaba en primera fila, sonriendo y susurrando: vas a lamentar toda tu vida el daño que me hiciste.

Mientras tibias lágrimas recorrían mis mejillas y cuello, y mis manos temblaban, me he dispuesto a escribir una líneas sobre como me gustaría arrancarte las entrañas y bailar sobre ellas a ritmo de Rock. Y ahí estaba yo, recreándome en tu hipotético dolor cuando, así sin más, he parado.

No.

No, no vas a conseguir eso. No vas a transformarme en el ser lleno de odio que tú eres.

Me has destruido y me toca repararme. Y no, me voy a reparar sobre tus cimientos, porque me convertiré en alguien lleno de rabia, de rencor, de desconfianza, de miedo. No voy a centrar mi vida en hacerte sufrir, voy a conocer a alguien nuevo. Alguien que merece la pena conocer, aunque ahora mismo no me apetezca. Alguien a quien ahora mismo odio, desprecio, culpabilizo, pero a quien debo darle una oportunidad.

Yo.

Voy a sacar fuerza de donde no la tengo.

Me gustaría encontrar un poco de tiempo cada día para conocerme. Voy a sacarme a cenar, a tomar un café. Voy a salir a pasear conmigo misma cuando salgan días buenos. Voy a comprarme un perfume y unas flores. Voy a gastarme el sueldo en ropa que me quede bien, aunque no llegue a fin de mes (de todas formas nunca llego). Voy a escuchar música Indie. Voy a leer, mucho, muchísimo. Y a estudiar. Y a escribir. Porque escribir siempre te pareció una pérdida de tiempo. Voy a escribir una línea por cada lágrima que me has provocado, y un verso por cada náusea nerviosa, y te aseguro que serán muchos. Voy a cortarme el pelo muy corto, porque siempre he querido, pero me daba miedo porque tu ex lo llevaba largo. Voy a comer cosas ricas, a hacer deporte y a darme largos baños. Voy a bailar desnuda frente a un espejo.

Sobretodo, voy a ser quien quiero ser, no quien tu creaste. ¿Quién sería ahora si no me hubieses contaminado? Esa es la persona a la que quiero conocer. Quiero saber de qué soy capaz. Yo, yo sola. Mi yo sin ti, mi yo completa. Mi gran desconocida.

Así que no, no voy a concentrar todas mis energías en hacerte daño. No voy a hacerte la vida imposible: voy a hacerme la vida posible. Voy a dejar de esforzarme por ti, de dedicarte tiempo. Por una vez, voy a ser la protagonista de mi propia vida y no solamente un personaje secundario a la sombra de la que, injustamente, fue principal. Y si, es verdad que no voy a desearte lo mejor, porque no soy hipócrita, pero tampoco lo peor. Simplemente sigue existiendo a tu manera, que yo voy a emprender el excitante viaje de conocer al amor de mi vida.

Escrito por: @burningmetaphors

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

Author

Me llamo Laura y soy “el alma” que se esconde detrás de esta página. Adicta al chocolate, nerviosa ,romántica, impulsiva y sensible todo en el mismo grado... Conoce más sobre mí

Write A Comment