Y nos volvimos amantes, de esos fugaces que se buscan entre noches delirantes…
Y nos volvimos animales, olfateando la carne que se enciende tan solo al rozarse…
Tú calidez y mi sensatez fundiendo el deseo entre cobijas a nuestros pies
Sin palabras de por medio, sin una caricia, tan solo el silencio que grita lo que queremos…
Y nos volvimos amantes, delirantes de fuego que se enciende tan solo al rozarse.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

Author

Me llamo Laura y soy “el alma” que se esconde detrás de esta página. Adicta al chocolate, nerviosa ,romántica, impulsiva y sensible todo en el mismo grado... Conoce más sobre mí

Write A Comment